Sergio Vargas impone su ritmo
al triunfar en el Carnegie Hall

http://hoy.com.do/image/article/281/460x390/0/AFC9A6C8-50BE-4677-9C9C-63743C9426C8.jpeg

POR REYES GUZMÁN
NUEVA YORK.-
Una vez más gana el merengue y lo logra con el éxito de Sergio Vargas la noche del miércoles en el Carnegie Hall, donde 2.700 personas se dieron cita para gozar, cantar, aplaudir y bailar el ritmo dominicano que aumenta sus fronteras para el mejor disfrute. El motivo del encuentro musical fue para celebrar los 20 años en la música del cantante de Villa Altagracia, quien se hizo acompañar de una súper banda dirigida por Dioni Fernández y Jorge Taveras.

El tradicional centro de entretención, decorado con bellas luces y cuatro balcones a todo su alrededor de la parte lateral y trasera, abrió sus puertas para que dominicanos y algunos puertorriqueños pasaran una de las veladas más impresionantes.

Con derecho de entrada de 38 a 98 dólares, los que asistieron fueron testigos de la gracia y la calidad de Vargas, Alex Bueno, Milly Quezada, Joseíto Mateo, Raphy Matías, José Peña Suazo, Charlie Rodríguez, Luis Vargas y el Grupo Negros.

No pudieron participar Yoskar Sarante ni José Alberto (El Canario), el primero por recomendación médica y el segundo por compromisos fuera de esta ciudad.

Todo comenzó a las 8:50 al sonido de la batería y el teclado, para luego ir entrando los demás músicos, los coristas y al final el protagonista. Con “Dile” todo iba a la perfección, hasta que Dioni Fernández mandó a parar la orquesta, para decir que había que iniciar con la verdadera historia, o sea, con El Equipo.

Ambos hablaron del comienzo y llamaron a Charlie Rodríguez para juntos interpretar “Los diseñadores”. El concierto siguió con Sergio cantando “La quiero a morir”, “Si algún día la ves”, “Bamboleo”, “Marola”, “La carta” y “Lástima de tanto amor”.

 En pantalla gigante apareció José Alberto (El Canario) explicando el motivo de su ausencia.

Con “Torero” a capella, Sergio llenó el vacío de su compadre. También en pantalla estuvo Sarante, quien pidió disculpas por no estar, pero las razones aliviaron su ausencia.

La emoción no paraba y Vargas con celular cedido por un admirador, dramatizó una historia de amor complicado, porque a la mujer que le había dado el móvil andaba con otro. “Dime” y “Te va a doler” le dieron continuación al concierto.

A las 9:30 entró Jorge Taveras para dirigir la actuación de Alex Bueno, uno de los más aplaudidos. Con “Querida”, levantó de sus asientos al público, que siguió gozando al ritmo de “Que cara más bonita” y “Me va”.

A Luis Vargas le tocó el turno a las 9:40, y por no poder ensayar se disculpó diciendo que estaba en Miami. A dúo cantaron “Amigo, yo voy a beber”, mereciendo los aplausos de todos. Se demostró que la bachata sigue pegada en esta urbe.

El Grupo Negros fue recibido con cariño y con Sergio cantaron “Como un bolero”. Al salir Negros entró José Peña Suazo para al grito de ¿dónde estan los dominicanos?… interpretar juntos el tema “La pastilla”.

La celebración de los 20 años de Vargas le dio la oportunidad a Raphy Matías para lucírsela con “Quiero saber de tí”. A Milly Quezada le fue bien, porque le tumbó el pulso a su contrincante que ya había enfrentado en Altos de Chavón. “Pega la vuelta” (Perdóname), merecieron reacciones.

Hay de todo en la producción de los 20 años, pues la tristeza se reflejó en los rostros de los que llenaron el Carnegie Hall, por el artista cantar temas dedicados a su madre. Con Mónika Despradel danzando se fue cambiando lo triste por lo alegre. Ella hizo una buena labor.

El rey del merengue, Joseíto Mateo, venció el peso de los años para imponer su estilo al compás de “El negrito del batey”. El final, a las 10:45, trajo al escenario a todos los artistas para juntos cerrar con “La ventanita”. Si el inicio fue impresionante, el final fue superior, porque a todo lo alto estuvo la bandera dominicana.