Sería perjudicial prohiban genéricos
en agro

http://hoy.com.do/image/article/32/460x390/0/7A3BD002-E298-4F10-BF39-A576003BB206.jpeg

El presidente  de la Fundación Miguel L. de Peña Jiménez y ex-presidente del Consejo Nacional de Producción Pecuaria (CONAPROPE) consideró que sería muy perjudicial para la agropecuaria nacional prohibir el uso de productos genéricos en la pecuaria y en el agro, ya que implica un aumento de los costos de producción que estimó entre un 30 y un 50 por ciento.

El doctor  José Miguel de Peña sugirió a la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD) que convoque un encuentro nacional de productores para analizar la amenaza que pendería sobre la presencia en el mercado de productos genéricos para la agropecuaria y sacar conclusiones y una posición del sector rechazando el intento de prohibir el uso de genéricos porque se estaría eliminando una herramienta valida en los Estados Unidos.

“No es lógico y no hay un motivo a menos que no sea estrictamente comercial, mercurial, para ganarse un dinero adicional, que impida que la gente use lo que tenga menor costo para resolver los problemas en el día a día en la producción nacional.

Según se ha informado, empresas trasnacionales están promoviendo una modificación del reglamento 322-88 de la Ley 311 de mayo del 1969, sobre Uso de Plaguicidas y Pesticidas y prohibir la venta de productos genéricos en la medicina veterinaria y en la agropecuaria, ha provocado la reacción de distintos sectores que se consideran afectados.

De acuerdo a lo informado, en la gestión secretario de Agricultura, Eligio Jáquez quedó sobre la mesa un proyecto para modificar administrativamente el reglamento de la ley 311-69.

José Miguel de Peña, ex director general de Ganadería estimó que si no se usan productos genéricos en la agropecuaria sería una barbaridad que acabaría con la posibilidad de los productores agropecuarios de mantenerse operando.

“Esos incrementos de costos que golpean al productor nacional que de paso, no tiene rentabilidad, también afectan duramente al consumidor porque se encarecen los precios de los bienes agropecuarios de la canasta básica”, expresó.

Sin embargo, puso en dudas que el secretario de Agricultura, Amílcar Romero dé su firma para eso, por ser un conocedor profundo de la agropecuaria nacional y del efecto de los insumos sobre los costos de producción.

“Yo dudo mucho que él firme eso, pero en caso de que lo firmara habría que hacer una jornada de protesta para decirle al presidente que no lo promulgue porque en realidad los productores nacionales se desprotegen impidiéndole usar genéricos en la producción nacional”.

Dijo que era necesario rechazar con mucha fuerza ese intento de despojo de los costos de producción, ya que es una manera de evitar que el país pueda competir, porque si en los países desarrollados se pueden usar los genéricos para producir, pero en República Dominicana no, entonces tendríamos una desventaja de los costos de producción y entonces el productor golpeado, no podría exportar algunos renglones.

Advirtió de Peña que se tendría un perjuicio para el consumidor dominicano porque se encarecen los bienes de producción agropecuaria si el productor es obligado a utilizar productos de marca mucho más caros y a veces iguales en calidad que los genéricos un 30 y 50 por ciento más baratos  que los patentados o etiquetados.

Sostuvo que las presiones sólo funcionan en aquellos países que se dejan presionar por empresas extranjeras ya sean estas de Estados Unidos, de Europa o Canadá.

“Nadie se puede dejar presionar por ningún organismo o institución extranjera, porque se renuncia a la dominicanidad, al patriotismo y se convertiría uno en un agente de los intereses foráneos. Es decir que yo no creo en presión, y el que acepta eso es porque le importa poco la dominicanidad, que el país se estabilice y se coloque como una nación en vía de desarrollo”.

Los productores nacionales, precisó de Peña, deben ponerse en guardia y defender su ventaja, que lo es la presencia en el mercado de productos genéricos que son importantes para su rentabilidad dados los costos de producción que pueden manejar.

Pidió a los legisladores que si alguna vez llega a sus manos algún plan para modificar las reglas de juego legales que permiten la oferta de productos genéricos en la medicina, en la agropecuaria y en la veterinaria que actúen con cautela defendiendo al productor nacional y al consumidor, teniendo en cuenta que es un país pobre donde se ha perdido el poder de compra.

Sostuvo que si el tema llega al Congreso se deben convocar vistas públicas para que se le den explicaciones a los productores nacionales sobre el interés de prohibir localmente una herramienta que como los genéricos son no sólo producidos en los países desarrollados, sino utilizados.

“Sería quitarnos las ventajas comparativas que pudiéramos tener para competir en los mercados internacionales”, subrayó de Peña.