Serie de televisión recordará la Italia de “Manos Limpias”

Roma.  Italia recordará desde hoy con la serie televisiva “1992” los años de “Mani Pulite” (“Manos limpias”), el proceso judicial que a comienzos de la década de los noventa aireó todo un sistema de corrupción política que acabó sepultando a partidos tradicionales como la Democracia Cristiana.

La producción está compuesta por diez episodios y el primero se emitirá esta noche a las 21.00 locales (20.00 GMT) en el canal privado Sky en cinco países- Italia, Inglaterra, Alemania, Irlanda y Austria.

Dirigida por Giuseppe Gagliardi, fue presentada en primicia mundial en la sección para series del Festival de Cine de Berlín de este año y pronto será emitida en Estados Unidos y en Canadá, si bien se desconoce por el momento la fecha del estreno. Hará que el espectador recuerde aquellos convulsos años, marcados por la mafia y por “Mani pulite”, que desveló el mayor escándalo de corrupción en Italia que acabó con partidos como la Democracia Cristiana o el Partido Socialista (PSI) de Bettino Craxi.

Aunque incluye imágenes de archivo, la obra no pretende ser una reconstrucción de los hechos sino que aquellos acontecimientos permanecen en el trasfondo de una historia protagonizada por el agente Pastore (Domenico Diele), colaborador ficticio del fiscal Antonio Di Pietro (Antonio Gherardi), encargado de la investigación.

Más de dos décadas después de los sucesos, los espectadores serán testigos del avance de la Liga Norte de Umberto Bossi, de los suicidios de los empresarios investigados, de los atentados a los fiscales antimafia Giovanni Falcone y Paolo Borsellino o de la caída de Craxi. “1992” es la primera pieza de una trilogía ya confirmada por el productor de la serie, Lorenzo Mieli, que ha asegurado a los medios que habrá “1993” y “1994”, aunque ha rehusado adelantar su contenido.

“Manos Limpias” comenzó en febrero de 1992 tras la detención de un político de segunda fila que presidía el mayor asilo de ancianos de Milán (norte), el socialista Mario Chiesa, sorprendido mientras se embolsaba una comisión de 3.500 dólares. Sus confesiones pronto involucraron a otros miembros del partido hasta salpicar al ex primer ministro y secretario general Bettino Craxi. Precisamente Chiesa ha pretendido bloquear la emisión de esta ficción aunque finalmente ha optado por retirar la denuncia.

Algunos medios de comunicación italianos señalan hoy que ese sistema corrupto, lejos de desaparecer, “ha evolucionado”, según publica “Il Corriere della Sera”. Este periódico apunta a los recientes escándalos que han estallado en Italia y a la reciente dimisión del ministro de Infraestructuras, Maurizio Lupi, involucrado en un caso de nepotismo.