Sermón de las Siete Palabras inicia con críticas contra «depredadores del erario»

Sermón de las Siete Palabras inicia con críticas contra «depredadores del erario»

El inicio del Sermón de las Siete Palabras, que se lee cada Viernes Santo durante la Semana Santa, fue marcado por una denuncia contra el sistema en la República Dominicana que protege a «los depredadores del erario y los que evaden impuestos».

«Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen», fue la primera palabra, a cargo del obispo auxiliar de Santo Domingo, José Amable Durán Pineo, en la Catedral Primada de América.

El religioso precisó, además, que el Señor Jesucristo se ve traicionado y crucificado en niños que les impiden nacer, así como el sistema de justicia del país.

«Padre, perdónanos. Porque no tenemos conciencia de lo que hacemos. No hemos entendido que sólo en el bien y la verdad nos realizamos como personas. Perdónanos, porque por nuestra ceguera espiritual no entendemos que es ancho y espacioso el camino que lleva a la perdición», leyó el sacerdote.

Le puede interesar: Estado busca indemnización por más de RD$39M en casos de corrupción

Durante toda la Semana Santa, la comunidad cristiana conmemora la vida, muerte y resurrección de Jesús, teniendo el día Viernes Santo como uno de los más importantes, ya que en este se efectuó la crucifixión de Jesús, y por ende, las últimas frases de Jesús antes de morir, acto que se conoce comúnmente como «Las Siete Palabras de Jesús».

«Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». – Pater dimitte illis, non enim sciunt, quid faciunt (Lucas, 23: 34).

Jesús, dirigiéndose a Dios (el Padre), le pidió que perdonara a los que en ese momento lo estaban crucificando, debido a que estos realmente desconocían lo que hacían. Jesús se refería a que los soldados, los fariseos, los escribas de la ley y todas las personas que pedían su muerte, no comprendían que a quién querían matar era al salvador del mundo, por lo que cuando dice: «No saben lo que hacen», quiere dar a entender probablemente, que de saber lo que hacían, no lo hubiesen crucificado.

Publicaciones Relacionadas