Servicio deficiente eleva mortalidad materna

POR ODALIS MEJÍA
Pese a que el 97% de las dominicanas alumbran en hospitales, lo que evidenciaría una alta cobertura de servicios médicos, el país mantiene de manera sostenida una tasa de mortalidad materna de 178 muertes por 100,000 nacidos vivos, una de las más alta de la región. Gladys Gutiérrez, secretaria de Estado de la Mujer, y Héctor Eusebio, director del Departamento de Materno Infantil de la secretaría de Salud Pública atribuyen la alta mortalidad a la baja calidad de la atención y la actitud y dedicación del personal médico.

Gutiérrez estimó que la mortalidad materna que se registra en el país sólo podría explicarse en naciones donde la cobertura de servicios médicos es marcadamente menor.

En tanto que Eusebio dijo que es alarmante si se compara la República Dominicana con Cuba y Chile donde las tasas de mortalidad materna oscilan entre 12 y 20 por cada 100,000 nacidos vivos.

Hay que capacitar al personal medico, dijo, ya que muchos casos ocurren por la falta de preparación, y anunció que se están impartiendo talleres sobre emergencias obstétricas y de atención al parto.

“Si logramos capacitar, si mejoramos la atención, la actitud del médico, si mejoramos la humanización de la atención y las condiciones del entorno tiene que disminuir la mortalidad materna”, estimó.

Tanto Eusebio como Gutiérrez hablaron en un taller sobre articulación de iniciativas en materia de prevención de la violencia intrafamiliar basada de género que organizaron las secretarías de La Mujer y de Salud Pública y el Fondo de Población de las Naciones (UNFPA). En el taller participaron directores de hospitales y personal de salud de la secretaría de la Mujer. 

Eusebio dijo que hay un  compromiso de Estado de disminuir la mortalidad materna en dos terceras partes para cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Estimó que en la actualidad la tasa puede estar por debajo de 178 muertes, lo cual se determinará luego que se concluya un estudio. Gutiérrez también expresó preocupación ante los índices que revelan un aumento de embarazos en adolescentes, problema que consideró impacta directamente en la salud y el aumento de la pobreza.

Dijo que los esfuerzos en el campo de la salud preventiva, la educación y la información han de ser fundamentales para enfrentar esta situación.

Pese al bajo presupuesto de la secretaría de la Mujer, dijo, se toman acciones dirigidas a mejorar la salud de la mujer.