Sharon insiste en retirada

JERUSALEN (AP).- En una agitada sesión, el primer ministro Ariel Sharon pidió el lunes al parlamento que apruebe su plan de retirada de la Franja de Gaza y Cisjordania y reiteró que es crucial para el futuro de Israel.

   Al iniciar un debate de dos días, Sharon -quien durante décadas fue un acérrimo defensor de los asentamientos judíos en los territorios disputados- dijo que la decisión de retirarse de esos territorios fue la más difícil de su larga carrera. Su discurso fue recibido por reiterados abucheos.

   Se espera que Sharon consiga una victoria en la votación del martes, pero necesitará un amplio margen a su favor para silenciar la creciente oposición de quienes demandan un referéndum sobre su plan de evacuación de Gaza y de cuatro asentamientos de Cisjordania.

   Sharon se opone a la consulta popular, al considerar que demoraría la implementación de su estrategia.

   Horas antes de que se iniciara el debate, las fuerzas israelíes allanaron un campamento de refugiados de la Franja de Gaza para frenar ataques con morteros, matando a 14 palestinos e hiriendo a otros 72.

   Los hechos de violencia se han incrementado en Gaza desde que Sharon anunció su plan de retirada. Los palestinos intentan demostrar que están sacando a Israel del área, mientras que el estado judío busca aplastar a los milicianos para mostrar que no se retira bajo presión.

   En el parlamento, Sharon dijo que su plan de retirada era un primer paso para alcanzar la paz con los palestinos.

   “El plan de retirada es un paso necesario durante un período en el que las negociaciones no son posibles. Todo estará abierto cuando el terrorismo, este terrorismo asesino, se detenga””, declaró.

   Los palestinos ven al plan con escepticismo y temen que Sharon utilice la retirada para fortalecer su presencia en mayores porciones de Cisjordania y el este de Jerusalén, tierras que los palestinos reclaman para formar su propio estado.

   Sharon sostiene que el plan es necesario para reforzar la seguridad israelí después de cuatro años de enfrentamientos con los palestinos.

   Los colonos judíos acusan a Sharon de ceder ante la violencia palestina y temen que la retirada sea el primer paso de una evacuación mayor.

   La estrategia de retirada representaría la primera vez que Israel se retira de asentamientos judíos de Gaza y Cisjordania desde que capturó esos territorios en la Guerra de los Seis Días de 1967.

   El primer ministro israelí pidió también el lunes el apoyo de la población a su plan. De acuerdo con las encuestas, los israelíes respaldan fuertemente su iniciativa.

   La iniciativa de Sharon ha creado divisiones en su partido Likud y casi la mitad de los 40 legisladores del partido planeaban votar “no””, lo que le hará difícil gobernar al primer ministro.

   Inmediatamente después de la votación, Sharon renovará los esfuerzos para estabilizar la coalición gobernante incorporando al Partido Laborista, de acuerdo con declaraciones de sus consejeros al diario Haaretz.

   El domingo, el gabinete israelí respaldó con 13 votos a favor y 6 en contra un elemento clave del plan de Sharon: una propuesta de ley para compensar a los 8.800 colonos de Gaza y de cuatro asentamientos de Cisjordania que serán evacuados.

   El gabinete también aprobó sanciones, entre ellas encarcelamientos, para los colonos que se resistan a acatar el plan de retirada. Los lineamentos serán enviados al parlamento en forma de proyecto de ley.

   Durante la noche, decenas de vehículos armados israelíes ingresaron al campamento de refugiados Jan Yunis, en el sur de Gaza. El ejército dijo que el operativo respondía a recientes ataques con morteros contra asentamientos judíos aledaños.

   El operativo, que constó de ataques aéreos y terrestres, mató a 14 palestinos y lesionó a 72, de acuerdo con médicos. Entre las personas fallecidas se encontraban tres miembros de las fuerzas de seguridad palestinas, dos hombres armados y un niño de 11 años. Diecisiete de los heridos tenían menos de 18 años.

   Dos soldados israelíes resultaron lesionados cuando los palestinos dispararon un misil contra su vehículo armado, dijo el ejército. Agregó que demolió la casa de un líder local del grupo fundamentalista Hamas responsable de ataques que mataron a ocho israelíes.