Si Hipólito no fuera presidente no hubiera país

El secretario de Finanzas, Rafael Calderón, dijo ayer que el gobierno ha ido más allá de los niveles de reducción de gastos exigidos por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y anunció que en el presupuesto que se elabora para el año entrante la austeridad será total, afectando incluso el capítulo correspondiente a la inversión de capital.

Calderón dijo, asimismo, que es posible que el país haya caído en una situación de emergencia, pero aclaró que ello no es el producto de la política económica oficial, sino de la devaluación de la moneda que provocó la quiebra de tres grandes bancos comerciales.

Para Calderón, el gobierno ha manejado correctamente la actual crisis económica e, incluso, afirmó que si el Presidente no fuera Hipólito Mejía Aaquí no habría país.

El funcionario respondió así a la Carta Pastoral de los obispos católicos en el que dan la alerta sobre los efectos de la crisis económica y social, instando básicamente al gobierno a definir medidas urgentes, entre ellas la reducción del gasto público, para que la nación pueda salir rápidamente del hoyo en que se encuentra.

Evidentemente que el gobierno ha cumplido mucho más allá de las posibilidades con respecto a la reducción del gasto, más allá de lo recomendado por el FMI, aseguró Calderón en el Palacio Nacional.

Dijo que en el proyecto de presupuesto para el año entrante será discutido con el FMI.

Calderón, tras un encuentro con el presidente Mejía, dijo que si el país vive una situación de emergencia, como afirman en su carta los obispos católicos, Atodo el mundo sabe por qué, todos saben cuál ha sido el problema.

A su entender, la causa fundamental de la presente crisis económica es la devaluación de la moneda. AEse es el punto fundamental que no tiene su origen en la política económica del gobierno, sino precisamente en la quiebra de tres bancos. Es ahí que está el problema, yo se lo he explicado a ustedes varias veces.

Calderón estuvo de acuerdo con la exhortación de los obispos a que se detengan los rumores puestos a circular para perjudicar la banca local, pero aclaró que se Asupone que esto no ha sido a iniciativa del gobierno, sino que esa campaña viene de otros sectores.

El gobierno está haciendo lo que tiene que hacer para frenar esa campaña, dijo Calderón, y agregó que la misma tiene que venir de gente que es contraria al gobierno.

Afirmó que los ajusteros que vinieron al país contratados por el FMI determinaron que la banca nacional tiene fortaleza institucional y que es mucho más confiable y creíble que en el pasado reciente, cuando se produjo la quiebra en cadena de tres.

Es decir, dijo Calderón, que en el sistema bancario dominicano no hay ningún problema, absolutamente ningún problema en estos momentos, afirmó.

La Conferencia del Episcopado Dominicano condenó la campaña de rumores sobre la banca local y advirtió a sus autores que con ello afectan a toda la nación.

[b]CARAS FRESCAS[/b]

Calderón refirió también el pedido de la Iglesia para la entrada de Acaras frescas al gobierno y, en principio, dijo que estaba de acuerdo, aunque observó que el único problema es que la decisión corresponde al Presidente de la República.

Él (el Presidente) es el único que puede cambiar y cancelar y nosotros los funcionarios no tenemos ningún inconveniente, no solamente en ser cambiados sino en ser cancelados, dijo el secretario de Finanzas. Pero el Presidente es el único que tiene esa potestad.

En torno a la reelección, Calderón dijo que los obispos católicos han hecho bien cuando en su Carta Pastoral dejan a la conciencia del presidente Mejía determinar si se repostula.

Entonces, lo que le dicta la conciencia al Presidente es que él es quien garantiza e triunfo del PRD en las elecciones de mayo del 2004, dijo.

Calderón dijo que a esto se debe que el presidente Mejía diga que se repostulará.

Por otro lado, dijo, solo quiero recordar que si no hubiese sido el presidente Mejía el Presidente de la República, aquí no habría país.

Calderón entiende que ningún otro hubiese tomado las medidas con la amplitud de vocación democrática con que lo ha hecho el actual gobernante.

Dijo que con el perfil que muestran algunos aspirantes a la Presidencia resabe que ninguno hubiese sido capaz de mantener el control del país en estas circunstancias.