Siete cosas que debe saber sobre la presión arterial alta

http://hoy.com.do/image/article/339/460x390/0/7015DAD5-F50C-4D40-9E00-125728819C8E.jpeg

La tensión o presión arterial es la fuerza con la que el corazón bombea la sangre a través de los vasos sanguíneos. En cada latido que da, el corazón se contrae y la sangre pasa por el torrente circulatorio formado por el sistema arterial. Y es precisamente la presión que tienen que soportar las paredes de las arterias de ese sistema lo que se conoce con el nombre de presión o tensión arterial.

A continuación 7 cosas que debe saber sobre ella.

1. ¿Qué ocurre si hay hipertensión?  Si hay hipertensión, las paredes han de realizar gran esfuerzo, su revestimiento, liso, se vuelve áspero, y sus paredes se hacen más densas y estrechas, menos elásticas, un proceso que, con las placas de colesterol, causa la aterosclerosis. El flujo sanguíneo circula más lentamente, la sangre se vuelve más espesa y coagula fácilmente.

2. ¿Cuándo se considera alta?  Cuando supera el límite 140/90 (máxima y mínima respectivamente), valores establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).  Por tratarse de una patología crónica y sin síntomas, los especialistas aconsejan a los mayores de 40 años que se midan la presión una vez cada seis meses, y más aún si tienen antecedentes familiares.

3. ¿Cuáles son los principales factores de riesgo?  Hay varios. Contra algunos de ellos no se puede hacer nada, porque no se pueden modificar (herencia, envejecimiento, ser varón…), pero otros sí es posible cambiarlos o controlarlos. Son los que se englobarían dentro del estilo de vida de cada persona: tipo de alimentación, consumo de tabaco, alcohol y cafeína, sedentarismo, obesidad, etc.

4. ¿Influye el estrés?  Sí influye, y por eso es muy recomendable reducirlo. De hecho, se considera que  el sueño, el buen descanso, es un mecanismo básico para disminuir la presión arterial. La actividad física y el estrés, junto con la nicotina del tabaco, la elevan, al igual que algunas situaciones difíciles (presión laboral o académica, muerte de un familiar, etc.).

5. ¿Qué síntomas produce?  Ninguno. La hipertensión por sí sola no produce síntomas. Por eso se  conoce con el sobrenombre de “el asesino silencioso” y ahí radica su gran peligro, pues cuando  se percibe que algo no va bien es que ya se han producido complicaciones. De ahí la importancia de monitorearla siempre.

6. ¿A qué órganos del cuerpo afecta más?  Como implica a todos los vasos sanguíneos, la hipertensión puede llegar a afectar a todos los tejidos y órganos. Pero hay algunas partes del cuerpo especialmente sensibles a la presión arterial elevada: corazón, arterias, riñón, cerebro y ojos.

7. ¿Qué dieta se aconseja?   No deben faltar las vitaminas A, C y E (carne salada,  pescado, huevos,  queso,  zanahorias,  naranjas, frutos secos), el magnesio (nueces, soja, almendras), el calcio (lácteos, sardinas y hortalizas), el potasio (plátano y apio) y las fibras (cereales integrales).