Siete días de cine
Sobre mamuts, pirámides y política

http://hoy.com.do/image/article/138/460x390/0/33D26CC8-8D52-495A-8366-29883824EE41.jpeg

ARTURO RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ
arodriguez@hotmail.com
En 1940 se rodó una película que versaba sobre el hombre de las cavernas enfrentándose a poderosos enemigos, humanos y animales. Supuestamente esta cinta  la dirigía Hal Roach, aunque tras bastidores, siempre se le ha atribuido su paternidad al legendario David Griffith. Víctor Mature y Carole Landis eran sus protagonistas.

Hoy por hoy aquellos efectos que maravillaban al público de la época nos lucen rudimentarios e ingenuos pero, aún así, la cinta no deja de tener su validez.

Todo aquel que vivió la década de los sesenta, recuerda con nostalgia y algo más la foto, convertida en afiche  paradigmático de aquella Raquel Welch que todavía ocultaba su origen boliviano, poniendo rostro de salvaje, ataviada con una especie de bikini de pieles y enseñando todo lo que era permitido enseñar.

Ella, en 1967, resultaba ser la protagonista de lo que se suponía ser un “remake” de aquel film que acabamos de mencionar: “Un millón de años antes de Cristo”.

La Prehistoria ha interesado al mundo del celuloide desde sus inicios, desde que la parodiaran comediantes como Búster Keaton y la tomaran más en serio aquellos que crearon un “Mundo perdido” mucho antes que se le ocurriera a Spielberg. No se puede olvidar tampoco que Gertie, una de las primeras heroínas de los cartones animados, era nada más y nada menos que un dinosaurio.

En el año 1969 se filmó, con James Franciscus a la cabeza del reparto, una de las cintas más alucinantes de todos los tiempos, aquel “Valle de Gwangi”, donde, en Nuevo México, los vaqueros se enfrentaban a toda una serie de monstruos prehistóricos y otras cosas.

Ver para creer.  En los sesenta también, abundaron las comedias enmarcadas en la Prehistoria, talvez influenciadas por el éxito que, en la televisión, había obtenido una serie como “Los picapiedras” (The flinstones).

De esos tiempos data “El cavernícola” protagonizada por Ringo Starr y toda una serie de cintas italianas con Lando Buzzanca de títulos largos y provocativos: “Cuando las mujeres levantaron la cola y con los hombres hicieron ding-dong “… Otro prehistórico fue Brendan Fraser quien apareciera  como fósil congelado en el campus de una universidad gringa. Mayor disparate, imposible. La cinta en cuestión se titulaba “Encino man” y esperamos que la hayan olvidado al igual que nosotros. Para acabar con algo bueno, ahí están dos ejemplos: Las primeras secuencias de “2001: Odisea del espacio” de Stanley Kubrick y “La guerra del fuego” de Jean Jacques Annaud.

Esperar algo de una cinta producida y dirigida por Roland Emmerich, causante de desastres tales como “Independence day” y “Godzila” sería demasiado pedir.

Sin embargo ahí está en las carteleras “10,000 B.C” a su cuenta y riesgo.

“Juego de poder”.  Título original: Charlie Wilson’s war, Dir: Mike Nichols, Int: Tom Hanks, Julia Roberts, Phillip Seymor Hoffman, Amy Adams. Con la elegancia que caracteriza a sus producciones, Mike Nichols vuelve a obtener una puesta en escena brillante en “Juego de poder”, película que obtuvo varias nominaciones al Oscar (Seymor Hoffman, Roberts) y que versa en torno a los esfuerzos de un congresista de Texas, décadas atrás, para ofrecer ayuda a los rebeldes de Afganistán contra los soviéticos. Este repaso a la Historia reciente norteamericana nos lleva a reflexionar acerca de cuales fueron las causas de los conflictos que, cada vez más, han ido destruyendo a la humanidad y enturbiando la Política de esa otrora gran Nación.

Calif.: 4 (Muy buena).


Las claves

1.  “Juego de poder”

Con este filme, Mike Nichols vuelve  a obtener una puesta en escena brillante. Por eso obtuvo varias nominaciones al Oscar. 

1. Reposición

A petición de un numeroso público, se repone en la sala Fine Arts del Diamond Mall, de Arroyo Hondo, la exitosa coproducción hispano-argentina titulada “Elsa y Fred”.