Siete secretos para ser felices

O2
“El sol besó mi crisálida y me levanté y viví”.
Emily Dickinson
 
La vida es un misterio para la mente inconsciente. La vida guarda celosamente los propósitos del Creador de quienes están “dormidos”. A la vez, es generosa y muestra las señales a quienes en vez de insistir en saber lo que ocurrirá, deciden no hacer nada para sorprenderse con la magia presente en cada momento vivido.
 
El escritor y dramaturgo irlandés Oscar Wilde dijo: “El misterio del amor es más profundo que el misterio de la muerte”. Vivir en la dimensión espiritual implica dar cada paso en el terreno del misterio, con la consciencia de la magia y el milagro. En palabras de la poetisa estadounidenseEmily Dickinson “Vivir es tan sorprendente, que deja poco tiempo para hacer otras cosas”. El simple hecho de “vivir” es suficientemente hermoso para atraernos a nosotros mismos y a otros.
 
Muchas veces, no experimentamos felicidad porque tenemos la creencia infantil de que la recibiremos sin pagar un precio. Evitar el dolor es un síntoma de inmadurez. La conciencia infantil busca va de un placer a otro. No tiene profundidad, calidad ni claridad porque vive en el mundo de la cantidad. El obispo católico belga León J. Suenes dijo: “Felices son los que sueñan sueños y están dispuestos a pagar el precio para hacerlos realidad”.
 
1. Ser neutrales.
 
“Si nosotros somos tan dados a juzgar a los demás,
es debido a que no estamos felices con nosotros mismos”.
 
Oscar Wilde.
 
Según Osho, la neutralidad o imparcialidad es la evidencia de un estado de consciencia pura, sin  ningún contenido específico. La persona es tan solo un simple testigo del fluir de sus sensaciones corporales, sus pensamientos y sus emociones. No se identifica con las imágenes que se presentan, no persigue ningún objetivo, ni busca satisfacer sus deseos.
 
No es necesario tener una opinión sobre la realidad que vemos. En constelaciones familiares llamamos a esto “asentir”, que significa decir “si a lo que es”. En el mundo andino, la palabra quechua es “Iyawsaña” que significa recibir lo que es, decir si. Cuando somos neutrales, no existe separación entre lo interno y lo externo, no buscamos comparar nada ni perseguimos llegar a ciertos resultados.
 
Comparto los 7 tips que nos ayudan a sintonizar la oleada de energía y bienestar que nos puede preparar para vivir desde la felicidad:
 
2. Conectar con nuestras necesidades.
 
“He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz”.
 
Jorge Luis Borges.
 
El cuerpo es la periferia y el Ser es el centro. Vivir en la circunferencia significa vivir a expensa de lo que ocurre alrededor, y así perdemos nuestro centro constantemente. El placer puede convertirse en obsesión porque está arraigado en el cuerpo, es fisiológico y nos conecta con nuestras emociones, pero no puede relacionarnos con nuestros sentimientos. Su existencia es dependiente, y todo lo que depende de algo exterior supone esclavitud.
 
El placer depende de los demás, de lo que se encuentra afuera, la felicidad no. Las personas felices son auto-dependientes, reconocen y atienden las necesidades del cuerpo, la mente y el espíritu. Cuando somos auto-dependientes, la atención va hacia el interior de nosotros mismos, por lo que no necesitamos que suceda algo o que alguien esté presente para ser felices.
 
3. Agradecer a todo y a todos.
 
“Todo nuestro descontento por aquello de lo que carecemos
procede de nuestra falta de gratitud por lo que sí tenemos.”
 
Daniel Defoe.
 
Siempre hay razones para dar gracias por lo que estamos viviendo o experimentando. Todas las tradiciones coinciden en que la felicidad deriva de apreciar y agradecer nuestra condición actual. Debemos aprovechar cada oportunidad para experimentar gratitud, hasta que logremos incorporarla de manera permanente en nuestras vidas. Podemos expresar nuestro agradecimiento en cualquier circunstancia o lugar.
 
Al cabo de un tiempo, la ley de atracción captará más eventos positivos, por los que también podremos dar gracias. También, debemos agradecer lo que percibimos como problemas, conflictos o pérdidas. El corazón se expresa en imágenes.  El agradecimiento se vive y suele emanarse de modo natural, como una flor que entrega su aroma.
 
Osho dice que la gratitud puede ser la música de tu silencio, pero no puedes expresarlo, porque en el momento en que lo pronuncies, algo esencial muere inmediatamente. Para él, las palabras solamente pueden transportar cadáveres, no experiencias vivas. La gratitud auténtica no tiene palabras para expresarse a sí misma. Cuando la gratitud encuentra palabras para expresarse tiene más formalidad que sentimientos.
 
Continuará…