Sigue sin poder arrancar seguro familiar de salud

El Consejo Nacional de Seguridad Social (CNSS) pospuso por sexta vez el inicio del Seguro Familiar de Salud (SFS) del régimen contributivo, el cual deberá iniciarse el primero de agosto del presente año.

La decisión ha frustrado nuevamente las aspiraciones de los afiliados en las diferentes Aseguradoras de Riesgos de Salud (ARS), que habían cifrado sus esperanzas de mejorar los servicios que reciben en las clínicas a las cuales acuden.

La información está contenida en una nota enviada por el CNSS a los medios de comunicación, aunque de antemano se veía venir el fracaso de la entrada en vigencia del nuevo modelo.

La última vez se pospuso el inicio del SFS para el primero de abril, pero no fueron establecidas las condiciones económicas y de logística y el propósito fracasó.

La decisión de posponer el inicio de la prestación fue tomada a unanimidad por los asistentes en la última sesión del CNSS, la número 103, que tuvo lugar el pasado jueves.

El gerente general del CNSS, Arismendi Díaz Santana, al informar sobre la decisión, pidió la comprensión de la población y de la opinión pública del país, la que dijo está consciente de que la seguridad social también ha sido afectada por las perturbaciones macroeconómicas de los últimos tiempos, con una devaluación del peso dominicano en más del cien por ciento.

Díaz Santana explicó que la decisión es parte de “las naturales dificultades de cualquier comienzo de un SFS moderno que, en el caso dominicano, implica una reforma profunda del sistema de administración del riesgo y de provisión de los servicios de salud. Además, se le han adicionado los fuertes cambios en importantes variables macroeconómicas que están fuera del alcance y de la competencia del CNSS”.

Aseguró que en ningún país de América Latina una reforma de la seguridad social ha tenido que enfrentar una situación tan perturbadora, pero que a pesar esas circunstancias el gobierno ha mantenido invariable su apoyo al nuevo sistema de seguridad social.

Más de medio millón de trabajadores públicos y privados carecen de seguro médico, mientras las deficiencias de las actuales aseguradoras provocan una queja constante de los afiliados.

Todavía no se sabe cuánto costará el Plan Básico de Salud, el cual ha sido reformulado en varias oportunidades, dada la inflación y el alza que ha mantenido constantemente el dólar.

Tampoco se han definido las tarifas y los honorarios profesionales, lo cual constituye un punto crítico, sobre todo en momentos en que los médicos organizan un paro en busca de mejoría salarial.

La mayoría de las tareas que tiene la ruta crítica de trabajo se quedaron a la mitad de desarrollo.

No está terminado el proyecto de definición de las estancias infantiles. Tampoco está listo el reglamento de afiliación, lo que sin embargo, figura en la agenda de los consultores que trabajan en la redacción del documento.

Alrededor de ocho puntos considerados fundamentales no han sido conocidos por el CNSS, tampoco por los organismos que conforman esa entidad.

El Plan Básico de Salud, basado en el perfil epidemiológico nacional, es el conjunto de servicios de atención a la salud a los que tienen derecho todos los afiliados a los distintos regímenes de la seguridad social. Su costo, después de haberse establecido en octubre de 2002, ha sido sensiblemente afectado por la inflación.

Han sido afectados los porcentajes de insumos importados, apoyo para diagnósticos y atenciones de alto valor y máximo nivel de complejidad.

También se han elevado los costos de los programas de inmunización y el tratamiento de la hipertensión y la diabetes.