Siguen disturbios en Santiago

POR ANSELMO SILVERIO
SANTIAGO.-
Disturbios similares a los de la víspera continuaron ayer en el barrio El Ciruelito de esta ciudad, donde hubo manifestaciones callejeras y quemas de neumáticos, aunque un contingente de policías se esforzaba en mantener el orden.

Los incidentes, sin embargo, se recrudecieron ayer tras la  muerte del menor Víctor Mañón, a quien también identificaron como Alex Leonardo Rodríguez, de 15 años, por parte de una patrulla compuesta por agentes con chalecos antibala.

Empero, antes de los incidentes, residentes en la barriada acudieron en calma al entierro del joven acribillado, cuando alegadamente sólo observaba los incidentes desde la parte trasera del portal de una vivienda localizada en la calle 11 cerca de la avenida La Piña.

Según testigos oculares, los integrantes de la patrulla dispararon una ráfaga de ametralladora contra el menor que recibió varios impactos y cayó abatido sobre un gran charco de sangre.

Mientras tanto, el general Francisco Pérez Vásquez, comandante del departamento Cibao Central de la Policía, inició personalmente las investigaciones sobre el crimen.

Los agentes que componían la patrulla, entre ellos uno identificado sólo como Almánzar, a quien se acusa del crimen, fueron interrogados por la comisión que encabeza el oficial.

En el informe ofrecido por el coronel Jesús Cordero Paredes, relacionador público de la Policía, había cierta duda de que fuera un miembro de la patrulla que matara al menor.

Los policías acordonaron el barrio y en la noche prácticamente se vivió una especie de toque de queda.

La gente se concentró temprano en sus casas y a los lejos se escuchaban disparos en ráfagas.

Según residentes, ahora también esperan que se tomen medidas disciplinarias contra los policías que dispararon bombas lacrimógenas contra la escuela Enriquillo en el momento en que los niños salían del centro educativo.