Siguen fuertes manifestaciones en Brasil; presidenta comienza escuchar las quejas

http://hoy.com.do/image/article/825/460x390/0/73F855A9-D1B4-4F69-A0A3-D300C2289BE1.jpeg

SAO PAULO. AFP. Unas 50,000 personas marcharon ayer hasta la alcaldía de Sao Paulo para expresar su indignación por los gastos del Mundial 2014, y la presidenta Dilma Rousseff, que prometió escuchar a los manifestantes tras un día de históricas protestas en todo el país, hizo un viaje relámpago a la ciudad. 

 Algunos manifestantes incendiaron un coche de la televisora Récord situado frente a la alcaldía y un quiosco policial, constató la AFP. También quebraron vidrios y pintaron grafitis en las paredes de la alcaldía y sacudieron una camioneta de la televisión Globo, mientras en la avenida Paulista, una de las principales de la ciudad, decenas de miles se manifestaban pacíficamente. 

 Rousseff hizo un viaje relámpago a Sao Paulo ayer para reunirse con su padrino político, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), informó la Presidencia.  

Según el diario Folha de Sao Paulo, ambos se encontraron con el alcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad -también del izquierdista Partido de los Trabajadores- en el aeropuerto de Congonhas para discutir una eventual rebaja del boleto de bus, metro y tren en la ciudad, reivindicación que desató el movimiento de protesta en Brasil.

  Reducen pasajes.- Porto Alegre, Recife y otras capitales estatales brasileñas anunciaron ayer reducciones en el precio del transporte público tras las multitudinarias protestas. El alcalde de Sao Paulo aceptó  revisar la tarifa de los autobuses tras una reunión con integrantes del Movimiento Pase Libre, según los cuales las manifestaciones continuarán hasta que se revoque el aumento. 

    Rousseff se comprometió a escuchar a los manifestantes luego de que más de 250,000 brasileños salieran a las calles el lunes contra el alza del transporte y los altos costes del Mundial, en momentos en que se celebra en seis ciudades de Brasil su ensayo general, la Copa Confederaciones. “Mi gobierno está escuchando esas voces por el cambio. Mi gobierno está empeñado y comprometido con la transformación social”, dijo Rousseff.