Silvio Rodríguez, 70 años del trovador más leal de Fidel

silvio-rodriguez

Ha escrito canciones míticas, se autodenomina “trovador y dibujante”, participó en la Guerra Civil Angoleña, fue fundador de la Nueva Trova cubana y ha sido uno de los más leales seguidores de Fidel Castro.

Silvio Rodríguez cumple hoy 70 años llenos de actividad. Apenas unos días antes de su cumpleaños, el cantautor demostró una vez más su fidelidad a la revolución y a Castro, a quien despidió desde su blog con un “Gloria eterna a Fidel” y lamentó “la pérdida de uno de los seres humanos más extraordinarios de todos los tiempos”.

Y en otro texto más amplio recordó los logros de la revolución. “Somos el pueblo de Fidel, no hay duda”, aseguró Rodríguez, que agregó vehemente-

“Por mucho que griten, conspiren y tramen desde la otra orilla, a la sombra por supuesto de nuestros enemigos seculares, Cuba jamás volverá a ser colonia yanqui. Nadie podrá quebrar nuestra dignidad, nuestro patriotismo”.

Resaltó además el “pensamiento humanista y liberador” de Fidel. “Su luz es inmortal”, concluyó el autor de “Unicornio azul”, “El necio” o “El elegido”, canciones de alto contenido político, de una defensa acérrima de la revolución, que le ha llevado incluso a enemistarse con uno de sus grandes amigos, Pablo Milanés, más crítico con los Castro.

Pero Silvio Rodríguez se ha mantenidos siempre fiel a sus ideas y a una revolución castrista que abrazó con entusiasmo porque respondía a las inquietudes políticas que le guiaron desde joven.

Nacido en San Antonio de Baños el 29 de noviembre de 1946, en el seno de una familia humilde, fue precoz en el mundo del arte.

Con ocho años empezó a escribir poesías y a tocar el piano, a los 15 dibujaba historietas y a los 18 compuso sus primeras canciones mientras cumplía el servicio militar obligatorio. Pero ya antes integró las brigadas “Conrado Benítez” y se fue al campo a alfabetizar, además de inscribirse en las milicias estudiantiles. Sin dejar de lado esa militancia, volcó sus ideas en los textos de sus canciones.

Entre las primeras que escribió están “¿Por qué?”, sobre la discriminación racial en Estados Unidos y “La leyenda del águila”, sobre la guerra del Vietnam. En 1967 realiza sus primeras actuaciones y en 1968 participó en un concierto que pasaría a la historia como el fundador del movimiento de la Nueva Trova cubana.

Fue en la Casa de las Américas, junto a Noel Nicola, Pablo Milanés, Martín Rojas, Eduardo Ramos y Vicente Feliú.