Sin sobrevivientes en caída de avión dejó 150 muertos

m1

Seyne-les-Alpes (Francia)

EFE

Las autoridades no tienen esperanzas de encontrar con vida a ninguno de los 150 ocupantes del vuelo de la aerolínea Germanwings entre Barcelona y Düsseldorf que se estrelló ayer en los Alpes franceses, en la mayor tragedia de una compañía de bajo coste en Europa.

Los numerosos equipos de socorro que se trasladaron al lugar de los hechos, una zona escarpada de difícil acceso a casi 3,000 metros, detuvieron las labores de búsqueda en torno a las 19.00 horas (18.00 horas GMT), coincidiendo con la caída de la noche.

Un importante dispositivo -casi 300 gendarmes, 10 helicópteros, miembros del Ejército y personal técnico-, se trasladó al lugar de los hechos después de que el vuelo 4U9525, que había despegado de Barcelona a las 10.05 hora local (09.05 GMT) se estrellara casi una hora más tarde contra una pared de la montaña, tras ocho minutos de caída.

Las autoridades consideran prematuro aventurar las causas del siniestro y no descartan ninguna hipótesis, incluida la del atentado terrorista, según aclaró el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, que se trasladó de inmediato al lugar de los hechos.

En pocas horas, los servicios de auxilio encontraron entre los restos del avión, prácticamente pulverizados por la violencia del choque contra la roca, una de las dos cajas negras, que será analizada en pocas horas por los expertos de la reputada Oficina de Investigación y Análisis (BEA). Testigos que vieron caer el aparato aseguraron que este volaba de forma extrañamente baja, pero que no desprendía humo ni realizaba un ruido particular.

Por pocos kilómetros, el avión no impactó con alguna de las pequeñas aldeas alpinas que jalonan la región, lo que limita las víctimas a los 144 pasajeros, dos de ellos bebés, los dos pilotos y los cuatro asistentes de vuelo.

La mayoría de ellos alemanes, 67, junto a 45 con apellidos españoles, un ciudadano belga y un buen número de turcos, además de otras nacionalidades que todavía no han trascendido. El avión transportaba entre otros a un grupo de adolescentes alemanes que había realizado en España un intercambio estudiantil.

Expresan condolencias.- España, Alemania y Francia, las naciones más afectadas por el siniestro, recibieron el pésame de líderes mundiales como el presidente estadounidense, Barack Obama, o el papa Francisco. “Nuestros pensamientos y oraciones están con nuestros amigos en Europa, especialmente el pueblo de Alemania y España tras el terrible accidente en Francia”, declaró Obama. El papa Francisco expresó sus condolencias a las familias de las víctimas en una misiva enviada al obispo de Digne, Jean-Philippe Nault, y firmada, como es habitual en estos casos, por el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin. En nombre de la UE, el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, y el de la Comisión, Jean-Claude Juncker, expresaron su “más sentido pésame por víctimas”.