Sindicalistas fueron excluidos de discusión proyecto de SS

Rafael- Pepe-Abreu, del CNUS

La reforma de la seguridad social debe estar fundamentada en lograr universalidad, libre elección, flexibilidad y equilibrio financiero, plantearon ayer las tres principales centrales sindicales en el foro “La seguridad social que queremos”, en el que participaron los principales actores del sector.
Las confederaciones Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD), Nacional de Unidad Sindical (CNUS) y Autónoma Sindical Clasista (CASC) abogaron por una seguridad social más inclusiva.
Propusieron que se analicen los problemas de la elusión y evasión del registro y monto salarial de los trabajadores en la seguridad social.
Para el presidente de la CNTD, Jacobo Ramos, el proyecto de modificación a la Ley 87-01, sobre Seguridad Social, presentado por el Gobierno, constituye un desafío al movimiento sindical, pues no fue tomado en cuenta para su formulación.
Reiteró que la CNTD está convocando a movilizaciones la próxima semana en rechazo a la reforma de la seguridad social del Gobierno.
Dijo que en la discusión de ese proyecto de ley participaron las administradoras de fondos de pensiones y de riesgos de salud.
Consideró que los beneficios generados por la Ley de Seguridad Social han ido al sector financiero a través de los fondos de pensiones.
Expresó que el Gobierno no ha planteado con claridad cómo asumirá los pasivos del Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS) y qué hará con los trabajadores que reclaman sus pensiones.
Indicó que el Gobierno no da respuesta al planteamiento de crear un régimen especial para los trabajadores de difícil cobertura.
En tanto Rafael-Pepe- Abreu, presidente de la CNUS, dijo que estudia la propuesta gubernamental para la modificación de la ley, la que contempla la eliminación del régimen contributivo subsidiado.
Respaldó esa parte de la propuesta del Gobierno bajo el alegato de que siempre dudó de que el régimen contributivo subsidiado pudiera aplicarse en el país.
Señaló que habrá un diálogo entre el Gobierno, los empresarios y el sector sindical para determinar los puntos que se incluirán en la modificación de la Ley de Seguridad Social.
Consideró que en la parte de salud a la ley hay que hacerle profundas modificaciones. Puso como ejemplo que tan pronto una persona se pensiona es excluida del seguro médico.
Expresó que el sistema de pensiones de capitalización individual le ha permitido a las administradoras de fondos de pensiones acumular más de RD$400,000 millones.
De su lado, el secretario general de CASC, Gabriel del Río Doñé, lamentó que a quince años de aplicarse la Ley de la Seguridad Social aún no ha podido implementarse el régimen contributivo subsidiado, ni las pensiones de las madres solteras.
Expresó que están viendo los aspectos positivos y negativos del proyecto de reforma del Gobierno, pero hay que enmendar algunos puntos.
Consideró que es urgente para el sector sindical tenga un nuevo proyecto de ley, el cual permita dignificar al sector trabajador.
Entiende que el proyecto de ley debe enmendarse para hacer posible una pieza que tome en cuenta los criterios de los trabajadores.
De su lado, Winston Santos, viceministro de Trabajo, dijo que en la propuesta de reforma se contempla la integración del sector que está excluido de la seguridad social.
En el foro, Rafael Alburquerque, exvicepresidente de la República, dictó una conferencia sobre los 15 años de aplicación de la Ley de Seguridad Social.
Asistieron, asimismo, Rafael Pérez Modesto, gerente general del Consejo Nacional de Seguridad Social; Pedro Luis Castellanos, superintendente de Salud y Riesgos Laborales, y César Mella, director del IDSS.