Sínodo de obispos aprueba más tolerancia a divorciados

25_10_2015 HOY_DOMINGO_251015_ El Mundo8 B

Ciudad del Vaticano.-El Sínodo de los obispos, tras tres semanas de debates y divisiones, aprobó ayer por la mayoría de dos tercios requeridos un documento en el que la Iglesia muestra mayor tolerancia ante divorciados y otras situaciones familiares.

Así se refleja en los 94 puntos de la Relación Final del Sínodo sobre la familia que votaron ayer 265 de los llamados padres sinodales y en los que se refleja sobre todo una apertura a los casos de los divorciados vueltos a casar y que no pueden acceder a los sacramentos. Aunque los puntos que tratan el tema son los que más votos en contra han tenido, los dos tercios de la asamblea aprobaron en el documento que los “bautizados que se han divorciado y se han vuelto a casar deben ser más integrados en las comunidades cristianas de las diferentes maneras posibles, pero evitando en cualquier caso causar escándalo”. También se invita a utilizar al respecto el método del “discernimiento”, la valoración caso por caso, por parte de los sacerdotes durante la confesión. En el punto 85, el que más votos en contra tuvo (80 frente a 178 a favor), se recuerda que Juan Pablo II (en su exhortación apostólica “Familiaris consortio” de 1981) ya ofreció el criterio de la valoración caso por caso de los divorciados católicos y vueltos a casar para su acceso a los sacramentos. “Es por tanto deber de los presbíteros acompañar a las personas en el camino del discernimiento, según las enseñanzas de la Iglesia y las orientaciones del obispo”, se apunta. Se trata de una consideración que ya se reflejaba en el documento papal de hace 34 años, pero las diferentes visiones en el seno de la Iglesia entre los más aperturistas y los defensores acérrimos de la doctrina no habían permitido una aplicación.