SIP lamenta haya que revelar fuentes

MIAMI (EEUU) (EFE).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), con sede en Miami, lamentó ayer que un tribunal federal de apelaciones de los Estados Unidos rechazara la revisión de una sentencia que condenó a prisión a dos periodistas.

   Se trata de los casos de Judith Miller del diario “The New York Times” y Matthew Cooper, de la revista “Time”, quienes se enfrentan a una condena de cárcel de hasta un año y medio en caso de que continúen con su negativa a revelar sus fuentes de información.

   “Es inimaginable que estos dos periodistas terminen en la cárcel por el principio básico de ética periodística de proteger su fuente informativa”, dijo el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Gonzalo Marroquín.

   “La prensa no puede convertirse en el brazo extendido de las agencias de policía y de investigación para verificar la posible de comisión de delitos, abandonando su función primordial de informar en forma libre, tal como lo exige el derecho a informar”, añadió el directivo.

   La decisión del Tribunal de Apelaciones dejaría en pie el fallo del juez federal de la Corte de Distrito, Thomas Hogan, quien condenó a finales del año pasado a Miller y Cooper a 18 meses de cárcel y a una multa de 1.000 dólares por cada día que continúen negándose a testificar.

   El caso se relaciona con las filtraciones a reporteros que presumiblemente identificaron como agente de la CIA a la esposa de un crítico del presidente de Estados Unidos, George W. Bush.

   En Estados Unidos se considera delito federal revelar, a sabiendas, la identidad de un agente.

   Marroquín reiteró la solidaridad con Miller y Cooper por la SIP y agregó que la organización espera que la Corte Suprema de los Estados Unidos, como último recurso disponible, revoque esta decisión que contradice el principio de que “no puede obligarse a ningún periodista a revelar sus fuentes de información”.

   De acuerdo con datos de la SIP, unos 30 periodistas estadounidenses han sido procesados en meses recientes por desacato judicial al negarse a facilitar sus fuentes de información.