Sistema “comesolista” vs. método perredeísta

Este lunes el PRD ha publicado una encuesta hecha por una firma de Washington según la cual ese partido aventaja con casi tres puntos porcentuales al PLD en la preferencia de los votantes para las elecciones de mayo próximo.

Curiosamente, la encuesta es publicada pocos días después que políticos emblemáticos del PRD tradicional, como Sánchez Baret, Rafael Calderón, Carvajal Lois y otros de distintas plazas dominadas por el PRD, como Nagua, han manifestado serias dudas sobre el rumbo del partido del cual han renunciado. Lejos de ganar, creen –igual que Hatuey De Camps, Guido Gómez Mazara y Peña Guaba- que la cuota de curules congresuales y gobiernos municipales del “nuevo” PRD se reducirá.

Si “la cosa” está tan mala como cacarean algunos entusiastas voceros perredeístas, parece un mal augurio para ellos que en una encuesta cuyo margen de error es mayor que la alegada ventaja que reclaman, el PRD y el PLD resulten prácticamente empatados.

Quizás esto se debe a que el “nuevo” PRD ha adoptado una manera de analizar la realidad que el público pone en dudas o sencillamente no cree. Su rabiosa e inefectiva oposición al Metro es un ejemplo. Se desgañitaron aterrorizando al pueblo, con ayuda de un geólogo reformista, al decir que cuando cayera la primera lluvia los túneles se inundarían, que se desplomarían trayectos construidos debajo de la Correa y Cidrón, que no habría electricidad para operar los trenes, y varias otras diabluras. Todo resultó mentira y el único fracaso del Metro es que lo usa relativamente poca gente.

Otra falacia promovida con intenso entusiasmo por el PRD por boca de sus nuevos “gurús económicos” es que el Gobierno miente al anunciar que la economía creció un 2% en 2009. Alegan que es imposible puesto que bajó el valor de las importaciones de petróleo. Empero, la verdad es que ese monto bajó porque bajaron los precios, pero el volumen en galones o barriles, que refleja mejor la marcha de la economía, subió más de un 3%. ¡Otra flagrante mentirilla expuesta!

Algunos del PRD creen que tragándose sus propias vehementes argucias ya han ganado las elecciones de mayo próximo, pero hay crecientes signos de que están equivocados. Pese al desencanto de muchos con el “modelo comesolista” quizás el recuerdo del “método perredeísta”, sus incesantes quisquillas internas y fallidas profecías apocalípticas, sean determinantes en 2010.