Situación en el uso de la tierra y el agua en el mundo

Frank Tejada Cabrera.

Se podría decir que en el mundo hay una crisis por el mal uso de los recursos naturales de la tierra, el clima y el agua y a esto se le agrega el exceso de población, que en 1960 ascendía a 3,000 millones de habitantes y al finalizar el 2018 hay sobre 7,600 millones de habitantes; lo cual es preocupante, porque en este período la humanidad ha crecido en forma alarmante por efectos de los avances de la medicina y una mejor alimentación de las personas. Esto ha contribuido a que hoy el planeta tierra esté súper poblado.
La población en su mayoría tiene poca conciencia en cada uno de los integrantes de la familia en la necesidad de conservar la tierra, el ambiente y las aguas y, en lugar de proteger estos elementos esenciales para la vida, contribuyen a su mal uso, sin importar que las próximas generaciones dispongan de tierra fértil y agua, para el sostén de sus familias. La FAO estima que en el mundo apenas queda un 28% de la tierra cubierta de bosques, un 13% cultivada de praderas para la ganadería, un 13% en explotaciones agrícolas para la alimentación y la materia prima para la industria, un 10% de malezas y arbustos sin ninguna utilidad económica, un 15% en tierras desérticas, un 8% en tierras semidesérticas, un 10% en glaciares, etc.
Los datos expuestos en el párrafo anterior son alarmantes, porque con el calentamiento climático la situación cada día se volverá más difícil y se presentarán sequías con mayor frecuencia, con períodos más prolongados, afectando a los seres vivientes. Igualmente, en los países en vías de desarrollo, prácticamente no existe la conservación de suelos y la protección de las aguas y se observa, que la población en su mayoría no ha creado conciencia de estos problemas y hay países, cuya cultura es la destrucción de los bosques, porque eso fue lo que aprendieron desde sus orígenes, siendo el caso en algunos países en el continente africano y en Haití.
Creo que las Naciones Unidas ha hecho poco por el desarrollo armonioso de sus países miembros, especialmente los que están en vías de desarrollo; e inclusive, en una ocasión la ONU tomó una resolución de que los países industrializados destinarían el 1% de su producto interno bruto, para ayudar a financiar el desarrollo, pero esa resolución nunca se ha cumplido y la ONU, unida al Banco Mundial y a las demás instituciones internacionales en pro del desarrollo armonioso, han tenido un papel de poca relevancia y por eso, se observan tantas desigualdades en el desarrollo económico de los diferentes países.
La producción agropecuaria se puede aumentar de dos maneras, incorporando nuevas tierras para su explotación o aumentando la productividad a base de tecnologías; pero en el caso de RD, se aumentaría con tecnologías e innovaciones. Algunos países como Argentina, Brasil, Paraguay, Colombia, Perú, Bolivia, etc., todavía tienen tierras en reserva para aumentar su producción. En RD deberíamos reflexionar sobre el tema, crear conciencia sobre el desarrollo sostenido y establecer sistemas para combatir las sequías, forestando y almacenando agua.