Sobreviviente de naufragio narra vicisitudes

http://hoy.com.do/image/article/301/460x390/0/16E5ECE8-0DA0-4A4E-BE0D-A4B8BEDBFDA5.jpeg

POR ARIDIO PERDOMO
PUERTO PLATA.-
Filomeno Vásquez, quien se define a sí mismo como “un lobo de mar”, acostumbrado a viajar en compañía de grupos de pescadores al Banco de La Plata, contratados por compañías de barcos pesqueros, no se repone de la pesadilla que vivió en el naufragio del que sobrevivió junto a otros 17 compañeros.

Vásquez se recupera en el hospital Ricardo Limardo, de esta ciudad, de la deshidratación, las quemaduras y el cansancio, al permanecer flotando en el mar aferrado a un envase plástico, antes de ser rescatado por la Guardia Costera de los Estados Unidos, cuando la embarcación “Abracadabra” en que viajaba junto a otros 39 compañeros zozobró a 18 millas de las costas de Montecristi. El sobreviviente dice que solamente recuerda que el grupo salió en las primeras horas de la tarde del pasado lunes desde el puerto local hacia el Banco de La Plata, para lo cual obtuvieron el permiso de la Marina de Guerra.

“Todos cantábamos, hacíamos diversas historias, conversábamos sobre diversos aspectos de la vida y tocamos en varias oportunidades el tema político de nuestro país”, comentó.

Dijo que el tiempo en el horizonte se tornó favorable para la pesca, por lo que jamás se imaginaron que horas después (12 de la medianoche), la embarcación iba a zozobrar y que el grupo tuviera que tirarse al agua para evitar morir ahogados en el fondo del mar.

Recuerda que él estaba en cubierta y observó que de pronto el mar se puso bravío y que chocarían con potentes olas, que por momentos hacían levantar la proa de la embarcación a una altura considerable.

Relató que vio cuando el barco Abracadabra comenzó a virarse al ser impactado por varias olas, y solamente atinó a exclamar: “Dios de los cielos, sálvanos y no permita que todos quedemos atrapados en el fondo del mar”.

Aseguró que el grupo salió a flote, por lo que asegura que nadie se ahogó, y desde ese momento comenzaron a nadar para alejarse del área donde se hundió la embarcación. Confirmó que las ocho yolas que utilizan para llegar hasta el Banco de La Plata desde el Abracadabra quedaron debajo de esa embarcación, al virarse y quedar en el fondo del mar, por lo que no pudieron utilizar las mismas como medio de defensa para salvar sus vidas.

En las primeras horas del día siguiente (miércoles) una embarcación militar de la armada de los Estados Unidos, que realiza labores de patrullaje, para evitar el trasiego de drogas y el tráfico de indocumentados hacia Puerto Rico y Miami, recogió a 16 de los 34 pescadores que viajaban en el Abracadabra, incluyendo al propio Vásquez.

Los demás rescatados fueron Juan Parra, Orlando Domínguez, Nelson Peralta, Juan Gabriel Neftalí, Wady Matos Sánchez, José Agustín Gutiérrez, Miguel Andrés Díaz Acevedo y Teófilo Rosario. Asimismo, César Pérez, Miguel Rosario, José Enrique Tejada, Alejandro Martínez, Filomeno Vásquez, Ramón (El Púlpito) Martínez, Ramón (Chichao) García, Natalio Martínez, José Tejada y Juan Sosa.

La unidad de la guardia costera norteamericana entregó al grupo de socorridos de la fragata “Bellatriz”, de la Marina de Guerra, que se unió a la búsqueda de los náufragos, a los cuales trasladó al hospital público de Montecristi para fines de asistencia médica.

Vásquez informó que del grupo resultaron con quemaduras por los rayos del sol y la salinidad de las aguas del Océano Atlántico Tejada, Rosario y Armando Martínez, pero que las mismas no revisten gravedad.