Socialistas España bajo presión tras el triunfo de Rajoy

M1

MADRID. AFP. Tras su doble derrota en las elecciones gallegas y vascas, el líder socialista, Pedro Sánchez, se encontraba ayer bajo presión para que deje gobernar a los conservadores de Mariano Rajoy y termine el bloqueo político en España.
Los comicios del domingo en Galicia y País Vasco cumplieron los peores pronósticos para los socialistas, superados en ambos casos por el partido izquierdista Podemos y sus aliados. Al mismo tiempo, los resultados reforzaron al conservador Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, presidente del gobierno en funciones, que se impuso con mayoría absoluta en Galicia y salvó los muebles en el País Vasco, empatando en número de escaños con el socialista PSOE.
Sánchez respondió enérgicamente a esas presiones, y ayer anunció que mantiene su inamovible “no” a Rajoy y que se jugará el cargo en unas primarias que ha solicitado para el 23 de octubre. “Jamás un ‘no’ como el ‘no’ del Partido Socialista al señor Rajoy está más justificado”, apostilló.
Según argumentó, el PSOE no debe situarse “en una posición subalterna al PP” facilitándole el gobierno a los conservadores. Estos poseen una mayoría simple de 137 diputados de un total de 350 en la cámara baja, y necesitan apoyos externos para sacar adelante la investidura de Rajoy. Por el contrario, dijo Sánchez, el PSOE debe con sus 85 legisladores buscar un gobierno alternativo con otras formaciones, como Podemos. A Sánchez le llueven las presiones para que desista de un proyecto que requeriría pactar con Podemos y con nacionalistas catalanes.