Solo en abril EU pierde 50 soldados guerra Irak

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/6FCD34F0-B70A-49DF-B201-D22818F04E85.jpeg

BAGDAD (AFP).- Cincuenta soldados estadounidenses han muerto desde comienzos de abril en Irak, donde el ejército norteamericano prosigue el despliegue de refuerzos para tratar de contener la violencia, que causó 14 víctimas fatales ayer, martes, en el país.

Durante la jornada, el ministerio de Interior de Irak desmintió formalmente una información de la rama iraquí de Al Qaida que daba cuenta del secuestro y ejecución de 20 policías locales.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió que el drama iraquí “no se resolverá por sí solo” y pidió a los países vecinos que “dejen abiertas sus fronteras y no procedan a deportaciones”, en un mensaje grabado emitido en la apertura de una conferencia en Ginebra, presidida por el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Según la ONU, ocho millones de iraquíes necesitan ayuda de manera urgente, mientras que dos millones han hallado refugio en países vecinos como Jordania y Siria.

El ejército de Estados Unidos anunció este martes la muerte de cinco soldados, en la víspera de un encuentro entre el presidente estadounidense, George W. Bush, y sus adversarios demócratas, que pretenden imponerle una retirada de Irak para 2008.

Cuatro militares estadounidenses murieron durante operaciones el sábado y el lunes en Al-Anbar, principal foco de insurrección sunita, y el quinto en Bagdad en un ataque con un arma de tipo “EFP” (explosive formed penetrator), que según los norteamericanos proviene de Irán.

Estas bajas elevan a 50 el número de soldados muertos desde comienzos de abril y a 3.304 los militares o personal asimilado muertos en Irak desde la invasión en marzo de 2003, según un balance de la AFP basado en cifras del Pentágono.

El ejército estadounidense anunció el arresto de un camionero que conducía un vehículo repleto de gasolina y de explosivos y que habría admitido haber cobrado 30.000 dólares para atacar un puesto policial iraquí en Machahdi (norte de Bagdad).

   Para tratar de contener el ciclo de la violencia, los ejércitos de Estados Unidos e Irak prosiguen el despliegue de refuerzos en el marco de un plan de seguridad para Bagdad iniciado el 14 de febrero.

   El plan prevé el despliegue de 30.000 nuevos soldados estadounidenses en Irak y 90.000 efectivos iraquíes y norteamericanos desplegados de aquí a junio en la capital.

   El presidente Bush, que el lunes se entrevistó con el primer ministro iraquí Nuri Al-Maliki, recordó que este plan sólo estaba dando sus primeros pasos y se abstuvo de mencionar signos “alentadores”.

   No obstante, el Presidente persistió en oponerse a una eventual retirada de Irak, como exigen los demócratas, quienes quieren supeditar el financiamiento de la guerra a la fijación de una fecha para el final de la misión.

   La ausencia de dicho calendario fue la razón principal expuesta el lunes por el poderoso dirigente chiita radical Moqtada Sadr para justificar la retirada del gobierno de seis ministros de su facción.

   Sin tener en cuenta los llamados de la corriente Sadr, Al-Maliki había afirmado la semana pasada que “no veía la utilidad de un calendario de retirada” de las tropas estadounidenses.