Sólo había gas ayer en dos envasadoras

La escasez de gas licuado de petróleo (GLP) se agudiza cada día en la capital, y ayer solo dos envasadoras vendían el carburante a automovilistas y para el hogar.

Las estaciones de GLP ubicadas en la Nicolás de Ovando esquina Moca y en la 30 de Mayo con Paya operaban con normalidad, ante cientos de clientes que procuraban el combustible.

Los demás establecimientos permanecían cerrados y algunos no vendían el carburante desde hace más de una semana, debido a que no se está despachando. Entre los establecimientos que no tenían gas están la estación ubicada en la calle Josefa Brea esquina Padre Castellanos (17), la situada en la Ovando esquina Moca y en la calle profesora Amiama Gómez.

Choferes y amas de casa que procuraban el carburante criticaron al gobierno y los responsables de crear una crisis, producto de la negligencia y la irresponsabilidad de quienes tienen el deber de suministrar el producto a la población.

Mientras que el Sindicato de Choferes Transportadores de Petróleo y sus Afines (SACTPA) se desligó del problema y dijo que no tiene ninguna responsabilidad en la crisis con el Gas Licuado, tal y como lo han señalado las autoridades de la Refinería Dominicana de Petróleo (REFIDOMSA).

Señalan que la crisis persiste debido a que las autoridades no cuentan con una importación continua de GLP y los buques que están llegando son descargados, una parte en REFIDOMSA y la otra en COASTAL, San Pedro de Macorís y Azua. Se informó que Mundo Gas tiene más de un mes que no importa GLP, supuestamente por conflictos económicos.

Entendidos en la materia precisan que para abastecer de combustible el país es necesario trabajar continuamente entre 12 o 15 días sin dejar que el gas se terminen en las estaciones de expendio y en las puertos de abastecimiento.

Por esas razones la crisis del gas se arrastra desde hace varios meses, porque las autoridades competentes no han enfrentado la situación con seriedad, ya que algunos barcos han llegado al país y no han descargado hasta no comfirmar el pago, lo que retrasa considerablemente el abastecimiento a la población, creando la escasez que actualmente persiste.

Reportes del interior del país también indican la escasez del gas en el 90 por ciento de los establecimientos que incursionan en la venda del carburante.

La crisis se registra en Santiago, La Vega, Bonao, San Francisco de Macorís, San Juan, Barahona, y en la parte Este, en Higüey, La Romana, San Pedro de Macorís, entre otros provincia. Se informó que en la zona fronteriza, el gas no llega desde hace varias semanas.

Pese a esta situación, el gobierno insiste que la crisis se debe al conflicto creado entre las empresas Gas Caribe, Propagás, Rally Gas y Credigás con los transportistas del combustible.