Sombra aquí, sombra allá, maquíllate…

23_03_2016 HOY_MIERCOLES_230316_ ¡Vivir!4 C

La mujer es coqueta por naturaleza y nada mejor que tener ese pequeño espacio solo para ella, donde pueda arreglarse y sentirse feliz.

Muchos juegos de habitación incluyen el tocador, otros no, por lo que te dejo ideas para lograr ese rinconcito personal.

Hay para todos los diseños y presupuestos, por lo que debemos pensar en que armonice con los colores y el estilo que ya tenemos en la habitación.

Igualmente considerar la necesidad de cada mujer. Tenemos unas más prácticas que prefieren tenerlo lo más prolijo posible y todo a la mano.

De un lado las más coquetas que tienen infinidad de artículos que quieren colocar sobre su tocador y las más femeninas que no pueden prescindir de ninguno de sus esenciales y hasta colocan espejos de cuerpo completo.

Para ubicarlo, lo mejor es colocarlo contra una ventana o a uno de los lados de la habitación para sí aprovechar la luz natural a la hora de arreglarte.

Puedes incluir alguna lamparita coqueta para las noches.

Un buen tocador incluye un buen asiento. Ya sea un pequeño taburete o una elegante silla con respaldo si cuentas con el espacio, te ayudará a sentirte cómoda para acicalarte.

No olvides el espejo, este complemento te ayudará a crear esa atmósfera muy tuya dentro del dormitorio. Puede ir a juego con el mueble tocador, por ejemplo si lo eliges blanco muy romántico puedes usar el espejo igual en blanco o con marco dorado antiguo. Si te decides por otros estilos más modernos como un tocador en espejo o con colores vibrantes como el amarillo, puedes escoger espejos con bordes metálicos.

Los detalles van a ir de la mano con el espacio con que puedes contar, de ahí llevar la imaginación hasta maniquíes y bustos o lámparas de pie o candelabros y flores.
Puedes convertir una vieja repisa o mueble en un bello tocador con solo invertir en un poco de pintura, con estilos como el Shabby Chic o el Vintage puedes escoger la silla o banqueta diferente y hacer un lindo contraste. Añade un cojín o tapizado y ya está.

Trata de no saturar mucho el espacio que tienes para trabajar, auxiliándote con joyeros y cajas decorativas.

Maniquíes en miniatura para colgar tus collares, cajitas transparentes o con motivos florales para el maquillaje.

Juega con mason jars para tus brochas y bandejitas y platitos para esas cositas que usas a diario.

No olvides que es tu espacio para sentirte bien.