Sondeos políticos

Los últimos sondeos políticos presentan un panorama muy ajustado entre los dos principales contendores que terciarán en los comicios a efectuare el 20-05-l2.

GALLUP-HOY del 2l cursante, revela una preferencia en los encuestados de un  47.9% por Hipólito Mejía y un 42.6% por Danilo Medina.

Esa percepción denota un evidente posesionamiento de Hipólito, como es natural porque es candidato del principal partido opositor, a vencer el PLD.

También permite apreciar que no obstante Danilo representar el candidato oficial, con la carga que pesa sobre su candidatura de las quejas expresadas por los consultados en este sondeo del gobierno del cual Danilo es obligado compromisario, los encuestados le endosan un muy apetecible 42.6%.

Las elecciones del 20l2 cuentan con un padrón de 6,479,248 votantes, de los cuales  3,25l,520 son mujeres y 3,l63,429 hombres, es decir, que hay 88,520 más mujeres que hombres empadronadas.

Los encuestados se decantan por sentir la inflación y la carestía de la vida como su principal preocupación, asignándole un 59.2%. seguida por la delincuencia con un 59.l%, es decir, que sus dos principales preocupaciones están conectadas con el instinto de la sobrevivencia.

Un 57.0% estima negativa la economía, un 27% regular y un diminuto l5.6% positiva. Con un l5.6% creyendo así, Danilo no puede vencer al PRD.

El diario La Información, tribuna cibaeña de probidad y respeto, vierte una encuesta suya divulgada el 2 de este mes, en la cual los consultados en un 75% se decantan por un cambio político; un 42.7% estima que Danilo representa el cambio y un 43.l% cree es Hipólito: un 53% cree que Danilo es más de lo mismo y un     58.4% cree que Hipólito representa más de lo viejo. 

Ese 58.4% que estima que Hipólito representa más de lo viejo,  es consecuencia del trauma sufrido por la ciudadanía en el gobierno de Mejía, por la quiebra bancaria que ensanchó la grieta de miseria y el alza de la prima del dólar al 56%.

Es un factor determinante favorecedor de la candidatura de Danilo, al  que es preciso añadir que  no es susceptible de rechazo, porque no ha gobernado.