Sorpresiva huelga autobuses afecta un millón personas

Autobuses paralizados en las afueras de la terminal por segundo día

SAO PAULO. AFP. La metrópoli de Sao Paulo se vio paralizada ayer por una sorpresiva huelga de buses que afectó a un millón de personas, algunas obligadas a bajarse del ómnibus durante la hora pico de la que será sede del partido inaugural del Mundial-2014.

La huelga de choferes de autobús, que comenzó el martes, coincidió con el paro de policías civiles en otros estados del país para exigir mejoras salariales y reformas a la política de seguridad. Los transportistas levantaron el paro en la medianoche de ayer, informó el Sindicato de Conductores de Sao Paulo.

El organismo mantuvo una reunión en la tarde con los huelguistas y hoy su presidente, Valdevan Noventa, visitará al alcalde de la ciudad, Fernando Haddad, según dijo el sindicato.

Pocos autobuses funcionaron durante la jornada para la población de Sao Paulo, de 20 millones de habitantes en toda su área metropolitana. Algunas estaciones de metro se vieron desbordadas y miles de pasajeros pelearon para acceder a los vagones, donde viajaron muy apretados.

Muchos choferes de bus pidieron a los pasajeros que se bajaran de las unidades y dejaron abandonados los vehículos, bloqueando importantes avenidas, en algunos casos por temor a represalias de huelguistas.

Personas afectadas

La autoridad de transporte de Sao Paulo, SPTrans, informó que estimó en un millón de personas las afectadas por la huelga que según el organismo paralizó 2,400 buses de una flota de 15.000.