Sotheby’s le apuesta a un Camargo rojo

NUEVA YORK. AP. Al día siguiente de que Christie’s vendió un cuadro de Rufino Tamayo por 1,4 millones de dólares, Sotheby’s espera facturar en grande con dos cuadros de Fernando Botero y un trabajo en rojo de Sergio Camargo.

La primera de dos sesiones de subasta de arte latinoamericano de Sotheby’s, el miércoles por la noche, incluye uno de los pocos trabajos que Camargo realizó en color: una construcción en madera pintada de rojo y sin título (RELIEF NO 289), de 120 por 100 centímetros (47 1/4 por 39 3/8 pulgadas), cuyo precio de venta estimado en entre 700.000 y 900.000 dólares la casa espera superar.

“Una de las cosas más interesantes de esta venta es el Camargo rojo”, dijo a la AP la vicepresidenta y especialista sénior del departamento de arte latinoamericano de la rematadora, Carmen Melián, destacando que ésta es una de las pocas obras de color que han salido en el mercado de este artista modernista brasileño, conocido por sus sinfonías en blanco.

“Estamos esperando grandes cosas de él y también de otro Camargo blanco”, añadió en referencia a otra obra sin título (RELIEF NO. 21/52), de 85,3 por 85 por 7 centímetros (33 1/4 por 33 1/2 por 2 3/4 pulgadas). “Creemos que (el Camargo rojo) va a sobrepasar el estimado”.

La casa también se jacta de tener esta temporada múltiples obras de Botero que incluyen el óleo “Jugadores de cartas” de 1991, de 152 por 181 centímetros (60 por 71 pulgadas), que anticipa vender por hasta 2 millones de dólares (el mayor estimado de la colección); así como la pintura de 1961 “Nuestra señora de Nueva York”, “una obra en agradecimiento por su éxito” en esta ciudad, de 195,6 por 181,6 centímetros (77 por 71 1/2 pulgadas), con precio estimado en hasta un millón de dólares.

El martes por la noche en Christie’s el Tamayo “Women Reaching for the Moon” fue adquirido por 1.445.000 dólares por un coleccionista privado suramericano.

La pintura de 91,4 por 66,7 centímetros (36 por 26 1/4 pulgadas) se ofrecía en nombre del Museo de Cleveland, que la vendió entre otras obras a beneficio de su fondo para futuras adquisiciones.

“Ampliamente exhibida y discutida por los especialistas en la obra de Tamayo, esta pintura es considerada una obra maestra de uno de los más grandes artistas del modernismo”, había dicho a la AP Virgilio Garza, director del departamento de arte latinoamericano de Christie’s.

“La década de 1940 fue un gran periodo creativo para Tamayo y muchos de sus trabajos capturaron el espíritu de un mundo devastado por la guerra a través de metáforas visuales.

Sin embargo, `Women Reaching for the Moon’, pintada en 1946, expresa el optimismo de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, un cambio en la obra completa de Tamayo”, explicó el experto, que la calificó como “extraordinaria”.

Por un millón de dólares se vendió también el martes el colorido acrílico sobre lienzo de la artista brasileña Beatriz Milhazes “O Casamento”, de 121,9 por 124,8 centímetros (48 por 49 1/8 pulgadas) de 1995.

El cubano Wifredo Lam le siguió entre los mejor vendidos con el óleo “La Rose Zombie” de 1950, rematado por 845.000 dólares, y el brasileño Sergio Camargo facturó 749.000 con la construcción en madera pintada de óleo blanco “Relief No. 285”, ejecutada en París en 1970.

Otro brasileño sorprendió al superar por mucho su estimado, de entre 100.000 y 150.000 dólares, al venderse su “Sequencia visual S-51”, una obra en madera, metal, tela sintética, bombillos y motor, por 785.000 dólares, un nuevo récord para este artista en subasta.

Tamayo, empero, mantiene el récord de la obra latinoamericana mejor vendida en subasta desde 2008, cuando su “Trovador” facturó 7,2 millones de dólares.