’Sparrows’ gana premio a mejor película en San Sebastián

’Sparrows’ gana premio a mejor película en San Sebastián
’Sparrows’ gana premio a mejor película en San Sebastián

SAN SEBASTIAN, España.  La película “Sparrows”, un drama sobre las difíciles circunstancias a las que hace frente un adolescente islandés, conquistó el sábado la Concha de Oro a la mejor película en el Festival de Cine de San Sebastián.

El festival cambió su mecánica para esta edición y decidió otorgar dos Conchas de Plata al mejor actor, por lo que el argentino Ricardo Darín y el español Javier Cámara recogieron sus premios por sus papeles en la coproducción hispano-argentina “Truman”.

Además, el jurado distinguió al francés Joachim Lafosse con la Concha de Plata al mejor director por la película “Les chevaliers blancs” y a la cubana Yordanka Ariosa con la Concha de Plata a la mejor actriz por “El rey de La Habana”.

La cinta argentina “Paulina”, de Santiago Mitre, recibió el premio Horizontes a mejor película latinoamericana. La entrega de los galardones cerró hoy nueve intensos días de cine en la muestra vasca, la más importante de cuantas se celebran en España, y en la que el cine latinoamericano volvió a disponer de una importante cuota de presencia y reconocimiento.

“Sparrows”, una producción de Islandia, Dinamarca y Croacia, está dirigida por Rúnar Rúnarsson y describe los problemas a los que se enfrenta Ari, un adolescente enviado a vivir con su padre en la remota región de los fiordos. Un escenario oscuro, en el que la falta de luz contribuye a realzar las barreras que se levantan entre un padre alcohólico y un hijo que se esfuerza para encontrar su propio camino.

“Truman”, del español Cesc Gay, se llevó dos premios, ambos en las figuras de sus protagonistas. Ricardo Darín da vida a un hombre gravemente enfermo que recibe la visita de su mejor amigo, a quien encarna Javier Cámara.

A partir de ahí, se sucede la conexión emocional entre ellos, un proceso que los dos intérpretes quisieron sacar de la ficción y trasladarlo a la vida real, puesto que “más allá del humor intrínseco de esta película, hay una parte muy áspera que afrontamos juntos”, expresó Darín.

“Javier y yo hemos puesto en esta película nuestros dolores y nuestras alegrías. Este rodaje nos ha dolido mucho a los dos. Agradezco al jurado su mirada sutil para premiarnos a ambos. En una historia como esta es difícil prescindir de uno de los dos actores”, dijo Darín, que dio también las gracias al director de la cinta, Cesc Gay, porque “no so