Starling Marte hace historia con los Piratas de Pittsburgh

Pittsburgh Pirates' Starling Marte, right, celebrates with Josh Bell, left, after hitting three-run home run against the Chicago Cubs during the eight inning of a baseball game, Friday, July 12, 2019, in Chicago. (AP Photo/Kamil Krzaczynski)
Pittsburgh Pirates' Starling Marte, right, celebrates with Josh Bell, left, after hitting three-run home run against the Chicago Cubs during the eight inning of a baseball game, Friday, July 12, 2019, in Chicago. (AP Photo/Kamil Krzaczynski)

El significado histórico del segundo jonrón que conectó el sábado contra los Cachorros ciertamente no pasó por debajo de la mesa para el jardinero dominicano Starling Marte.
Marte, que pegó tres jonrones durante los primeros dos juegos de la serie de tres entre sus Piratas y los Cachorros, se convirtió en apenas el segundo jugador en la historia del equipo en batear al menos 100 jonrones y robarse 200 bases. ¿El otro? Barry Bonds, que sacó 176 pelota y se estafó 251 sacos para los Piratas entre 1986 y 1992.
Pero por más preciada que pueda ser la compañía que tiene ahora, Marte sigue trabajando para convertirse en mucho más que un jonronero, como lo evidencia su promedio de .281 y el esfuerzo que ha hecho para poner el mejor swing posible ante cada pitcheo al que le tira.

“Le gusta pegarle fuerte a la bola”, dijo el manager Clint Hurdle sobre Marte, que amaneció el domingo con 100 bambinazos y 227 estafadas. “Le gusta darle con la parte gruesa del bate. La mayoría de los jonrones los ‘lanza’ el pitcher, no los batea el bateador, y él está aprovechando los pitcheos altos para hacer su mejor swing y sacar la bola del parque”.
Marte le da crédito a su ética de trabajo y a la rutina que ha desarrollado con el coach de bateo de los Piratas, Rick Eckstein, como las razones para haber mejorado su ofensiva. El quisqueyano dijo el domingo que tener la paciencia para confiar en el proceso que le ha permitido convertirse en un pelotero más completo lo ha ayudado muchísimo.

Hurdle, por su parte, comentó el domingo que lo ha visto más enfocado, con más energía y mejor preparado, y que todo eso junto ha dado como resultado el Marte que están viendo los Piratas día tras día.

Pero el esfuerzo para seguir mejorando es algo que no se detiene para el patrullero de 30 años.

“Muchas veces, hasta cuando fallo pitcheos o tengo turnos malos, voy a donde los coaches y les pregunto, ‘Oye, ¿cómo me viste? Yo vi esto’, y hacemos los ajustes juntos”, comentó Marte. “Ha sido muy bueno ver los beneficios de ese trabajo”.

“Los coaches siempre están buscando esos pequeño ajustes y pequeñas cosas que puedo hacer. Pueden cosas de localización o de cómo pararme en el home. Pero lo que sea que haya sido, me está dando resultado”.