Su vocación superó los obstáculos

Su vocación superó los obstáculos

Alcanzar su sueño de convertirse en maestra no fue fácil, pero lo logró. La fuerza y el amor hacia su vocación pudo más que los obstáculos encontrados.

Patria Méndez con tan solo 10 pesos puedo educar a toda una comunidad, para que los niños puedan tener una base de enseñanza y lleguen con conocimientos claros a la universidad.  

Doña Patria inició haciendo un censo cuando apenas tenía 27 años, con el mismo, determinó la cantidad de personas en el sector La Altagracia de Herrera que no recibían enseñanza.

Hoy a sus 78 años, doña Patria es el vivo ejemplo de que su disciplina, amor y entrega, fueron los pilares para alcanzar sus sueños

La maestra Méndez fundó la primera escuela referida de la localidad con butacas fabricadas por ella misma con latas de salsa, una tabla y una pizarra vieja que le habían regalado.

Con emoción manifestó que una noche lluviosa, un exdirector del distrito educativo de Santo Domingo Oeste visitó su casa con un telegrama en la mano y le dijo: “Fuiste nombrada para la Escuela Altagracia y usted empieza de una vez”.

Entre risas y recuerdo, contó a Telenoticias que con la rapidez de haber sido nombrada y sin esperarlo, la maestra le preguntó ¿y la escuela, el local y los pupitres?, a lo que el señor le respondió “búsquesela como usted pueda”.

Luego, tras recibir esa respuesta por parte del supervisor, buscó un local para impartir docencia en los cursos de primero y segundo de básica. Ahí aprovechó para llamar a algunos padres y decirle que ya tenía el espacio para educar a sus hijos.

Explicaba que en una casita pequeña la dividió como pudo, pagando un alquiler de 10 pesos. Ubicó los niños de primero y segundo en la mañana, mientras que lo de tercero en la tarde.

No cabe duda que si eres capaz de superar los obstáculos, la inspiración puede hacer el cambio y aumentar la motivación personal que necesitas para moverte de lugar. 

Publicaciones Relacionadas

Más leídas