Suárez y Neymar fulminan al Real Madrid y Messi debuta

D1

MADRID AP.
Luis Suárez y Neymar asumieron de nuevo la responsabilidad goleadora y se combinaron para anotar ayer tres dianas en la victoria del Barcelona 4-0 en cancha del Real Madrid, para catapultar al conjunto azulgrana a una ventaja de seis puntos sobre el Madrid luego del clásico por la 12da fecha.

El dúo acumula ya 23 de los 27 tantos marcados por el Barsa desde que Lionel Messi cayera lesionado hace dos meses por la sexta fecha del campeonato.

El astro argentino se recuperó a tiempo para figurar en la lista de convocados para el clásico, pero ingresó sobre la hora y con el partido encarrilado para los azulgranas, quienes hilvanaron su quinta victoria seguida en el torneo y suman ya 30 puntos por los 24 del Madrid. Suárez abrió y cerró la cuenta con golazos a los 11 y 74 minutos que dejaron al uruguayo con 11 tantos en la competición, aunque Neymar amplió la ventaja a los 39 para seguir como máximo cañonero con 12, y aún tuvo tiempo de asistir en el tercero de Andrés Iniesta (53).

“Hemos hecho un partido completo y no les hemos dado opciones. Hemos sido muy efectivos”, comentó Iniesta, quien fue aplaudido por el público en momento de su sustitución. “Son seis puntos pero no determinantes. Queda mucha liga”. El cuadro “merengue”, que venía de perder en cancha del Sevilla la fecha anterior, ofreció una pésima imagen ante su afición, acabó con 10 hombres, y no logró alterar la dinámica negativa, que amenaza con sabotear antes de lo esperado el proyecto del técnico Rafa Benítez. El clásico arrancó con un sentido homenaje a las víctimas de los recientes atentados de Paris, al son instrumental del himno de La Marsellesa, con una gigante bandera francesa de telón de fondo y bajo el lema “Francia somos todos”. Benítez finalmente se decantó por el colombiano James Rodríguez en el equipo titular, en el que el costarricense Keylor Navas ocupó el arco y, Karim Benzema, posición delantera junto con Cristiano Ronaldo y Gareth Bale.
Suárez y Neymar bastaron en el Barsa para desnudar a la defensa madridista, primero con una dejada del uruguayo que el brasileño mandó por encima del travesaño.
Tras un arribo por banda derecha de Cristiano, cuyo cruce desbarató Claudio Bravo, el Barsa tomó el mando, hizo recular al Madrid mediante la batuta de Iniesta y Sergio Busquets, y cobró ventaja cuando Sergi Roberto se infiltró por el centro y profundizó para Suárez, quien definió de forma exquisita con el exterior de la diestra, cruzado al poste opuesto de Navas.
Fue el primer gol encajado en casa por el costarricense, seguro para evitar el segundo de Neymar en tiro libre directo y aliviado de que Roberto no acertara a empalmar entre los tres postes.