Sugiere acelerar juicios de corrupción

POR DIEGO PESQUEIRA
El procurador general Francisco Domínguez Brito dijo ayer que los casos de corrupción deben ser tratados con mayor celeridad porque la tardanza en impartir justicia se convierte en impunidad, lo que entiende es el estímulo principal para la comisión de este tipo de crimen.

 “Es fundamental que los casos de corrupción se manejen con mayor celeridad, puesto que la tardanza se convierte en impunidad y la impunidad es el estimulo principal para la corrupción”, precisó Domínguez Brito.

Calificó como “muy validas las observaciones hechas por el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez” cuando se quejó de la lentitud para juzgar los casos de corrupción.

El procurador general dijo que hay muchos expedientes de corrupción pendientes en los tribunales y se quejó de que con no haya sanción contra funcionarios corruptos que han saqueado las riquezas del pueblo dominicano.

“Hay muchos procesos pendientes y muy poca o ninguna sanción contra los corruptos”, consideró. Domínguez Brito, empero, expresó optimismo de que el Estado de Derecho se fortalecerá en el país y de que la justicia cumplirá su rol de manera adecuada.

“Poco a poca la judicatura nacional ha empezado a asumir su rol con mayores consecuencias. Confió en el trabajo de la Suprema Corte de Justicia”, apuntó.

A su juicio en la medida en que se reúnan experiencias positivas, tales como la Escuela de la Judicatura y la Carrera del Ministerio Público, en esa misma medida se dispondrá de una justicia más sólida y eficiente.

“Se han adoptado medidas positivas tendentes a mejorar la calidad de los jueces y fiscales, lo que de seguro ayudará a fortalecer la justicia”, precisó.

En esta semana la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional declaró inadmisible un recurso de apelación interpuesto por el ministerio público contra la decisión que exculpó al ex procurador Víctor Céspedes Martínez y al ex procurador adjunto Francisco Cadena Moquete, quienes estaban acusados de prevaricación.

El caso se conoció con relativa celeridad en los tribunales, pero el resultado no fue el esperado por la Procuraduría.

El pasado jueves, el cardenal López Rodríguez criticó lo que definió como exagerada lentitud y timidez de la justicia ante “tantas cuentas pendientes” de gente que han aprovechado su paso por la administración pública para asaltar las arcas del Estado, acumulando fortunas cuyo monto da vergüenza mencionar.

“Es penoso que habiendo tantas cuentas pendientes con la justicia, ésta haya actuado hasta ahora con exagerada timidez y muchos creen que con temor político”, manifestó López Rodríguez.

En el país tan solo se ha registrado una condena por casos de corrupción, lo que contrasta con la gran cantidad de denuncias y sometimientos a la justicia.