Sugiere actuar con cautela ante la crisis

 Ante el panorama de estancamiento o decrecimiento que se cierne sobre la economía dominicana, el economista José Luis de Ramón hizo una serie de recomendaciones a los empresarios del país, que incluye mantener una buena posición de efectivo y no embarcarse en planes de expansión.

Consideró que la inversión debe concentrarse en la productividad de las empresas.

En una presentación que hizo ante la membresía de la Organización Nacional de Empresas Comerciales (ONEC), de Ramón considera que en la actual coyuntura las empresas deben concentrarse en las operaciones de mayores márgenes y eliminar  clientes y productos de bajo margen.

También sugiere a las empresas no tener  más pasivos en dólares que activos en esa moneda.

Recomienda a los empresarios pensar en el capital como un pasivo en dólares y a tomar en cuenta que  no todo el inventario puede considerarse un activo en dólares.

Advirtió que esta recomendación debe  seguirse aunque la tasa de interés sea alta.

De Ramón también exhorta a los empresarios a poner a sus empresas “en dieta”, y advierte que  “los recortes de gastos llegan hasta donde las emociones permiten”, por lo que considera que los dueños o ejecutivos de empresas deben evaluar  cual es su “punto flaco” a la hora de “cortar gastos”.

El economista De Ramón también recomienda que en un momento en que será difícil vender, el empresario debe aprovechar sinergias, para lo cual debe buscar   a quién absorber o con quién fusionarse.

Dijo que, así, podrá  eliminar  de inmediato costos redundantes y liberar activos vendibles.

Sugiere a las empresas que reestructuren su  deuda a la menor señal de que no la puedan pagar.

Las claves

1.  Consumidor

 De Ramón considera que como en las crisis suelen producirse cambios  en el consumidor, como el de  aceptar productos de menor calidad o a exigir productos de mucha mejor calidad.

2.  Suplidor-cliente

En  las crisis se desarrollan alianzas suplidor- cliente en pro de sinergias, y esto es particularmente recomendable en los casos en que se presentan problemas de retraso en pagos.