Sugiere Hipólito evite militares en la política

El secrretario general del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) Reinaldo Pared Pérez, dijo que si hay un responsable y auspiciante de la politización en ciertos estamentos de la jerarquía militar, ese es el propio Presidente de la República por su condición de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

“Si el Presidente de la República, como él ha dicho, cree en la democracia, en las instituciones, que haga valer su autoridad y que esto no vuelva a pasar; porque el PRD décadas atrás se proclamó víctima de ese tipo de actuaciones; pero lastimosamente ha sido en un gobierno del PRD donde esta situación vuelve a reiterarse”, sostuvo al resaltar que eso no pasaba en los dos primeros gobiernos perredeistas, los siguientes reformistas y la pasada gestión peledeísta.

“Hacía más de veinte años que la población dominicana consideraba que los militares ya estaban ajenos a la actividad partidaria”, exclamó Pared Pérez.

El pronunciamiento de Pared Pérez se produjo al analizar en contexto anteriores pronunciamientos de jefes de cuerpos castrenses, la solicitud del padrón electoral por parte de oficiales militares, y en el caso específico de las reincidencias del Jefe del Ejército Nacional, mayor general Jorge Radhamés Zorrilla Ozuna, quien durante el pasado paro huelgario del día 11 fue captado por las cámaras de televisión en un barrio de la capital repartiendo dinero extraído de un sobre con el logo del gobernante partido (PRD).

Indicó que el asunto no debe limitarse a la reprimenda del Secretario de las Fuerzas Armadas y que el jefe del Estado debe demostrar con hechos su autoproclamación como demócrata, ya que el mayor general Zorrilla Ozuna fue denunciado por el PLD cuando se comprobó para los comicios congresionales y municipales del 2002 que estaba activando políticamente a favor de los candidatos perredeistas en su natal Hato Mayor.

Basándose en la Ley 55 del año 1970 sobre el Registro Electoral consignó que en ese ámbito la única vinculación de los cuerpos uniformados y de la Secretaría de Interior y Policía es la de reportar a la Junta Central Electoral los ingresos y bajas que se produzcan en sus filas.