Sugiere una reforma fiscal que sólo deje 2 impuestos

http://hoy.com.do/image/article/59/460x390/0/9E8A210C-353F-4EFE-ACB0-1C0060D4C3B2.jpeg

POR MARIO MÉNDEZ
El economista Víctor Canto expresó su temor de que se haga una mala reforma fiscal de cara al tratado de libre comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (RD-CAFTA), por el enfoque que algunos actores están dándole al tema.

Al participar en el encuentro económico del periódico HOY, Canto explicó que contrario a quienes hacen un análisis estático de los impuestos, él favorecería que la reforma fiscal sólo descanse en dos gravámenes: el Impuesto Sobre la Renta y el Impuesto a las Transferencias de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS), con tasa única y sin exenciones.

Dijo que sólo aceptaría, fuera de esos gravámenes, el impuesto al tabaco y al alcohol, no por una razón recaudadora, sino siendo flexible en caso de que haya la decisión política de gravar esos productos por el daño que causan a la salud.

En cuanto a las tasas de esos impuestos, dijo que él las determinaría en base al tamaño del gasto público. Explicó que si se determina que el gasto público es un 20 por ciento del Producto Interno Bruto, se debe dividir ese porcentaje entre dos y le agregaría algo por alguna falla en la recaudación.

En consecuencia, planteó que la tasa del ITBIS podría ser del 12 por ciento y la del Impuesto Sobre la Renta también del 12 por ciento.

Cuestionó a quienes favorecen, en base a lo que definió como una análisis estático del impacto del sistema tributario en la economía, una tasa progresiva para el Impuesto Sobre la Renta para beneficiar a los pobres.

Advirtió que si la tasa se establece de manera progresiva, según los niveles de ingresos, lo que haría el propietario de una compañía es emplear a toda su familia, para poner los ingresos libres de impuestos.

Dijo que eso no es ilegal ni inmoral, sino que quien lo hiciera, estaría sacando ventaja de la ley, lo cual no beneficia al pobre.

En cambio, añadió que “si se cobra a todo el mundo, todo el mundo tiene que pagar”.

Canto afirmó que al momento de realizar la reforma tributaria se deben tomar en cuenta algunos principios, como el de la solvencia fiscal, o sea, que el impuesto recaude lo que necesite el gobierno.

Además, dijo que el sistema tributario debe ser eficiente, en el sentido de que cause el menos daño posible a la economía.

También, que sea fácil de administrar, que no haya evasión y que minimice la corrupción.

Dijo que, contrario al análisis estático, en base al análisis dinámico se puede afirmar que el crecimiento económico resuelve todo, incluido el problema de justicia social.

Rechazó la posición que plantea mantener exentos los bienes de la canasta familiar y consideró que como la reforma conllevaría la eliminación de la comisión de cambio, la ampliación de la base del ITBIS no tendría un efecto sobre los precios.

En cuanto al CAFTA-RD, dijo que los Estados Unidos han hecho un gran favor al país, ya que aunque en el corto plazo ese tratado no tendrá un efecto importante sobre la economía, porque actualmente están vigentes los beneficios de la Iniciativa para la Cuenca del Caribe, sí lo tendrá en el mediano plazo, cuando esa iniciativa desaparezca, porque se mantendrá el acceso al mercado estadounidense.

No obstante, reconoció que el CAFTA-RD no fue negociado en iguales condiciones entre las partes. Dijo que el país no podrá competir con la producción china y que al esto coincidir con el CAFTA-RD, los efectos negativos sobre la económica de esa competencia podrían atribuírsele, sin razón, al tratado de libre comercio.

Confió en los beneficios positivos que pudieran derivarse para la economía de la disciplina que impone el mercado.

“El mercado es muy eficiente y manda la señal”, expresó.

Recordó que una vez en San Pedro todo el mundo comenzó a hacer cerámicas y que luego la gente empezó a hacerse la pregunta de a quién se las iban a vender.

Como resultado, dijo que sólo quedaron produciendo quienes funcionaban y eran buenos.

Advirtió que si se hace una cosa mal hecha, el mercado va a castigar a la economía dominicana.

Afirmó que si el país lo hace bien, va a obtener buenos beneficios, pero que de lo contrario, no.

“A la larga es imposible evadir la disciplina del mercado”, sostuvo.

Canto dijo que el problema a veces es que el liderazgo dice que “esto no se puede hacer ahora, por que la cosa está mala”.

Pero afirmó que en épocas de crisis es que se hacen los grandes líderes, al hacer las cosas que hay que hacer en el momento.

Recordó que cuando Abraham Lincoln se decidió a liberar a los esclavos, los Estados Unidos estaban en una crisis, en una guerra civil.

Además, afirmó que aunque muchos critican a Ronald Reagan, fue uno de los presidentes más grandes que ha tenido los Estados Unidos.

Recordó que durante el mandato de Reagan se decía que no podía hacer lo que hizo y que una de las razones que se argumentaba era el déficit fiscal que tenía entonces el gobierno norteamericano.

“Pero Reagan quebró a los rusos. Dijo, por aquí es que vamos. Ellos no pudieron gastar al ritmo del crecimiento económico y el gasto armamentista, pero Estados Unidos sí”, explicó.

Entre las cosas que le preocupan del país, Canto citó la legislación laboral, que dijo está llena de buenas intenciones, pero tiene malos efectos sobre la economía.

“Si tú no puedes despedir a una persona, entonces no lo empleas. Pues si yo no puedo despedirla, soy más cuidadoso para emplearla, y al ser más cuidadoso, empleos a menos personas”, manifestó.

En cuanto al sistema de pensiones, dijo que hubiera preferido que los ahorros se mantuvieran libres de gravámenes, aunque se estableciera un porcentaje mínimo de los salarios que no debía tocarse, para el retiro, pero que el trabajador fuera dueño de su contribución.