Suiza cambia imagen
El país carga con  reputación de refugiar  dinero sucio

http://hoy.com.do/image/article/478/460x390/0/2253B0F9-FC3C-44D7-9CD2-B1268BFFFF04.jpeg

Virginia Hebrero
EFE-REPORTAJES

Suiza carga con la reputación de servir de refugio al dinero negro de dictadores y otros oscuros personajes, una etiqueta de la que intenta deshacerse. En los últimos años ha devuelto unos mil setecientos millones de dólares de fondos ilícitos a sus países de origen.

  “Si algún dictador o presidente pretende colocar en Suiza su dinero, yo no se lo aconsejaría, porque inmediatamente lo identificamos, lo congelamos y lo devolvemos”, señala el vicedirector del Ministerio de Asuntos Exteriores de Suiza, Valentin Zellweger.  Y añade: “Suiza es el país del mundo que ocupa la primera posición en la recuperación de activos ilícitos”. 

 “Ningún otro centro financiero ha devuelto cantidades similares de fondos robados a sus países de origen”, asegura.

Lo que podía ser cierto hasta cierto punto hace 30 años (que Suiza era un refugio seguro para dinero fruto del robo o el expolio), hoy ya no lo es. Si algún dictador o presidente pretende colocar en Suiza su dinero, yo no se lo aconsejaría, porque inmediatamente lo identificamos, lo congelamos y lo devolvemos”. Quien así de rotundo se expresa, el vicedirector del Ministerio de Asuntos Exteriores de Suiza, Valentin Zellweger, subraya que la Confederación Helvética, que tantas presiones está recibiendo en los últimos tiempos para que levante el secreto bancario, jamás ha protegido el robo, el lavado de dinero o las actividades ilícitas.

“Suiza es el país del mundo que ocupa la primera posición en la recuperación de activos ilícitos. Ningún otro centro financiero ha devuelto cantidades similares de fondos robados a sus países de origen”, asegura.

Fondos de origen ilícito.  En este particular “ranking”, la mayor cantidad devuelta a un país en desarrollo son los 700 millones de dólares del dictador nigeriano Sani Abacha. La última partida de esa enorme cantidad, 7 millones de dólares, los entregó Suiza a Nigeria en marzo pasado, cerrando así un caso que comenzó en 1999, cuando Berna bloqueó las cuentas con los 700 millones de Abacha.

En el segundo lugar en cuanto a la cantidad restituida, figuran los 684 millones de dólares del dictador Ferdinand Marcos entregados en 2003 al gobierno filipino. Para los responsables suizos, en el camino de la Confederación para limpiar su imagen de país protector del dinero negro, este caso marca un antes y un después.

“En 1986, cuando Marcos fue destituido (por una revolución popular) y partió hacia Estados Unidos, todo el mundo sabía que era muy corrupto y que tenía dinero fuera. Y había un gran riesgo de que la familia se llevara ese dinero”. “Por ello, Suiza decidió, en sólo unas horas, congelar las cuentas de Marcos en Suiza, para dar tiempo a que el nuevo gobierno filipino pudiera pedirnos ayuda por la vía judicial”, señala Zellweger.

A pesar del largo proceso, y de que la familia contaba con los mejores abogados, finalmente el dinero pudo ser devuelto a Filipinas, con la condición de que el gobierno lo entregara a las víctimas.

A partir de ahí, Suiza ha adoptado una legislación efectiva para proteger a su centro financiero frente a la entrada de fondos de origen criminal, con reglas de control sobre la procedencia de los fondos que deben aplicar los intermediarios financieros y los bancos, sobre todo cuando se trate de líderes políticos extranjeros.  Ello no impidió que en muchos casos de corrupción los procesados guardaran grandes sumas de dinero en bancos suizos, como ocurrió con el polémico asesor gubernamental del ex presidente peruano Alberto Fujimori, el siniestro Vladimiro Montesinos.

Los 92 millones de dólares de Montesinos  devueltos a Perú en 2006 son la tercera mayor cantidad restituida por Suiza, cuyas autoridades aseguran, además, que fueron ellas las que advirtieron a Lima de que habían detectado irregularidades en la cuenta del ex asesor.

Otros 84 millones de dólares bloqueados por Suiza tras un caso de corrupción en Kazajstán fueron devueltos a ese país en 2007, después de que Berna obtuviera garantías de que ese dinero iría destinado a un fondo especial para los niños más desfavorecidos de ese país de Asia Central.

Y como colofón del quinto mayor caso de dinero ilegal depositado en Suiza, en julio de 2008, el Gobierno helvético transfirió al de México los más de 74 millones de dólares hallados en cuentas bancarias de Raúl Salinas, hermano del ex presidente Carlos Salinas (1988-1994), tras haberse demostrado el origen delictivo de los fondos.      En este caso, las autoridades suizas accedieron a devolver el dinero sin pedir al gobierno mexicano garantías sobre su utilización. “Los mexicanos no aceptaron nuestra propuesta y nosotros no podíamos guardar el dinero, a pesar de que el requisito de monitorear el dinero restituido lo solemos aplicar siempre”, señala la fuente.

Las autoridades suizas se conformaron con la promesa mexicana de que los fondos se emplearían en beneficio de los ciudadanos, mientras que en el caso filipino, el de Nigeria o el de Kazajstán, se exigió un seguimiento estricto.  Devoluciones fallidas.   Frente a estos casos exitosos de devolución de fondos robados a los gobiernos legítimos, en los casos del ex dictador haitiano Jean Claude Duvalier, “Baby Doc”, y del derrocado dictador congolés Mobuti Sese Seko, Suiza no ha obtenido el resultado esperado.

En el caso de “Baby Doc”, el pasado agosto el Tribunal Penal Federal (TPF) suizo ordenó la restitución de los fondos del dictador Jean Claude Duvalier (7 millones de francos, unos 4,3 millones de euros, bloqueados desde hace 23 años) al gobierno haitiano, después de un largo proceso iniciado en 1986, cuando el nuevo poder inició los trámites.

Las claves

1.  Valentin Zellweger 

El vicedirector del Ministerio de Asuntos Exteriores de Suiza, Valentin Zellweger, dijo que si algún dictador  pretende colocar en Suiza su dinero,  no se lo aconseja, porque desde que lo identifiquen  le congelarán la cuenta  y lo devolverán

1.  Devolución a país pobre

La devolución a Haití, el país más pobre de América Latina, aún no se ha hecho efectiva, debido a los numerosos recursos presentados por la familia Duvalier, que utilizó su poder para sangrar al país.

3. Otro caso

Otro caso sin final feliz es el del dinero depositado en Suiza por el clan del derrocado dictador congolés Mobutu Sese Seko.

4. Opciones

El pasado julio, el Ministerio suizo de Asuntos Exteriores confirmó que no le quedaba otra opción que levantar el bloqueo de los 7,7 millones de francos de Mobutu (unos 4,6 millones de euros) y devolverlo a los herederos del derrocado dictador, en cumplimiento de una decisión del Tribunal Penal Federal de Suiza.