Superlópez, marchador por casualidad

Lopez

PEKÍN. Miguel Ángel López, el atleta español que ganó el título mundial de 20 km en el Mundial de Pekín-2015, llegó a la marcha por casualidad.

Cuando tenía siete años practicaba el karate pero decidió acompañar a un amigo a inscribirse en una escuela atlética de Llano de Brujas, una pedanía de la ciudad de Murcia, creada por su profesor de gimnasia. López se apuntó también y alternó diferentes especialidades atléticas hasta que uno de los marchadores de la escuela cayó enfermo y ocupó su lugar.

En la competición le vieron buena técnica y posibilidades y ya no abandonó la caminata. Atrás quedaron el karate e incluso el baloncesto, al que también había jugado.
“Empecé practicando atletismo a los 7 años en la escuela del colegio en Llano de Brujas, mi pueblo. A los 11 años, en una competición por clubes, un compañero que iba a hacer la prueba de marcha se puso enfermo y decidí sustituirle. Me gustó la experiencia y a partir de ahí me dediqué a hacer marcha”, afirma. El marchador, de 27 años, ha hecho toda su carrera en su provincia natal, Murcia. Allí empezó en un pueblo llamado Cieza, a las órdenes de su entrenador José Antonio Carrillo, y nunca abandonó su tierra.

“Poco puedo aportar de José Antonio, que no se sepa. Es un entrenador muy metódico, volcado en la preparación de sus atletas y un auténtico maestro en la base, con los más pequeños. Creo que debemos valorar lo que ha sido capaz de crear en Cieza desde la nada, los éxitos que ha conseguido con distintos atletas y la fábrica de marchadores que ha construido. Resumo: un gran entrenador y una gran persona”, afirma Miguel Ángel López.