Sur de Haití sigue bajo escombros a un mes de sismo

Sur de Haití sigue bajo escombros a un mes de sismo

AME4110. LES CAYES (HAITÍ), 14/09/2021.- Fotografía de los escombros de varias casas destruidas durante el terremoto de hace un mes, hoy, en Les Cayes (Haití). Miles de personas continúan viviendo en la calle en condiciones inhumanas y decenas de miles de edificios siguen en escombros en el sur de Haití, cuando este martes se cumple un mes del devastador terremoto del 14 de agosto. Al menos 2.248 personas murieron, 329 siguen dadas como desaparecidas y otras 690.000 resultaron damnificadas por el sismo, que causó daños en una extensa región a lo largo de toda la península sur del país, donde este martes se han celebrado misas y ofrendas florales en memoria de las víctimas. EFE/ Duples Plymouth

Crisis. Más 26,000 se resignan a vivir en calles o campamentos

Muchos decidieron volver a sus hogares agrietados y a tratar de repararlos, sin las autoridades evaluar si son habitables

Miles de personas continúan viviendo en la calle en condiciones inhumanas y decenas de miles de edificios siguen en escombros en el sur de Haití, cuando ayer martes se cumplió un mes del devastador terremoto del 14 de agosto.

Al menos 2,248 personas murieron, 329 siguen dadas como desaparecidas y otras 690,000 resultaron damnificadas por el sismo, que causó daños en una extensa región a lo largo de toda la península sur del país, donde ayer se celebraron misas y ofrendas florales en memoria de las víctimas.

Más de 26,000 personas siguen resignadas a vivir en la calle, o en campamentos improvisados, como uno que reúne centenares de tiendas de lona alrededor del césped del estadio de fútbol Land des Gabions, en la ciudad de Les Cayes, la que sufrió más daños por el sismo, según comprobó ayer en el terreno un fotógrafo de Efe.

Otros muchos haitianos han decidido volver a sus hogares agrietados y a tratar de repararlos por su cuenta, sin que las autoridades hayan hecho una evaluación de si son habitables.

Víctimas abandonadas, sin ayuda
El primer ministro de Haití, Ariel Henry, afirmó ayer que “ha llegado el momento de la recuperación y la reconstrucción” y prometió que “nada ni nadie” le distraerá de su voluntad de atender a los necesitados.

Sin embargo, en el último par de semanas Henry ha aparecido estar enfrascado en todo momento en los despachos de Puerto Príncipe, donde se han desarrollado las negociaciones encaminadas a solucionar la grave crisis política que se mantiene al rojo desde el asesinato del presidente Jovenel Moise, perpetrado el pasado 7 de julio.

Mientras, los habitantes de las zonas más remotas de las montañas del suroeste de Haití se quejan de no haber recibido ninguna ayuda por parte del Estado.

“Un mes después, la población está sola. Intentan afrontar los problemas a su manera. Se trata de una población que ya vivía en condiciones difíciles. El terremoto no hace más que complicar su situación”, dijo a Efe Andrinette Cadet, representante de ENPAK, ONG que trabaja en el ámbito de la protección de la infancia en el sur de Haití.

Reapertura de clases en vilo

De forma paralela, el Ministerio de Educación de Haití ha anunciado la reapertura de las clases en las zonas afectadas por el terremoto del 4 de octubre, dos semanas más tarde que el resto del país.

La realidad es que la gran mayoría de las escuelas aún no están preparadas, por incontables daños sufridos en el terremoto de magnitud 7,2. El 16 % de centros educativos de departamentos más afectados, un total de 171 escuelas, resultaron completamente destruidas en el sismo y otros 566 centros educativos sufrieron daños.

Publicaciones Relacionadas