Susana Brugal de Villanueva
Entre caracoles y perlas
cargados de esperanza y fe

Por Renania Reyna
Fotografías: Iluminada Paulino

Hace unos 15 años, su madre Diana Ginebra de Brugal decoraba espejos con caracoles que vendía entre familiares y amigos íntimos, pero no pasó de ser un pasatiempo. Luego, previo a los preparativos de la boda de su hija Claudia que se celebraría frente al mar deciden expandir su creatividad y hacer una fiesta marina.

Todo fue alegórico al sitio, desde la invitación hasta los souvenirs llevaron un detalle en caracol y los invitados quedaron entusiasmados por las bellas obras de arte creadas por Susana Brugal de Villanueva y su madre Diana Ginebra de Brugal.

Pero como todo plan divino, impredecible e inesperado por el ser humano, no es hasta la enfermedad de su hijo Hugo Eduardo, fruto de su unión matrimonial con Arturo Villanueva, cuando Susana, junto a su madre,  busca en qué invertir el tiempo para sentir que hacía algo útil y relajarse ante el momento difícil por el que atravesaba. Allí descubre un talento escondido que hoy es su testimonio de vida y ejemplo digno de imitar.

Sin alardes y con la sencillez que la distingue Brugal de Villanueva explica que “nosotros comenzamos a trabajar sin meta alguna más que pasar el tiempo y el día menos pensado nos dimos cuenta de que era mucho  lo que habíamos hecho. Después comencé a mandarlo para el país, porque estábamos aún en Miami desde febrero por asuntos médico”.

Agrega que ya venía la Navidad y a petición de familiares y amigos íntimos realizan su primera exposición en casa de Mayra Ginebra, donde hermosos portarretratos, porta velas, cajas de regalos, coronas, caballitos de mar, centros de mesas, servilleteros, esferas, entre otros detalles en caracoles y perlas dejaron fascinado a todos.

“Fueron unos ocho ó nueve meses que estuvimos fuera del país y con esto el tiempo nos pasa y te da una paz y una tranquilidad de espíritu, porque también tienes tu mente ocupada en otra cosa. Esto te sirve para vivir el día a día con todos los problemas que se nos presentan”, sostiene.

Brugal de Villanueva fue Relacionista Pública del Banco Central durante cinco años, cargo que ocupa actualmente en el Comité de Damas de la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores); además de ser fundadora de la Rama Femenina de la Asociación de Hoteles de Playa Dorada, entre otras posiciones.

En cuanto al significado de este proceso en su vida, revela que mucha gente le pregunta cómo puede seguir organizando actividades a lo que responde: “Porque todo está en manos de Dios y cuando él quiera sanará a mi hijo. Yo acepto su voluntad y por eso puedo hacer otras cosas, porque las cosas no son cuándo ni cómo uno quiere, sino en el momento que Él considere que estamos preparados para entenderlo”.

Acerca de sus metas, adelanta que “ahora nos queremos dirigir a Punta Cana para presentar nuestra exposición, porque sabemos que podemos abarcar los hoteles con los espejos y otros detalles que pueden utilizar en su decoración.  Después, en un futuro inmediato, pensamos  poner una tienda”.

 Durante una conversación sin pautas previas ni objetivo alguno, surge la esencia de la misma como un rayo de luz: “En todo momento difícil podemos crear y hacer cosas bellas, indiscutiblemente sí. Exhorto a todos los que estén pasando por momentos difíciles a que no se depriman ni lloren, porque con eso no van a solucionar nada; sino que sean positivos y busquen las cosas buenas que pueden hacer.”

Continua: “indiscutiblemente guiados por la ayuda del Señor. Sin Él no existiríamos y es el único que nos da una paz y una tranquilidad increíble. Todo hay que aceptarlo como viene, sin quejarse, porque son pruebas que nos mandan y dependiendo de la fe que uno tiene y la entregas todo se puede lograr”.

Hoy ellas, Susana y Diana, aún en espera de la mejoría de Hugo Eduardo, entre oraciones y muestras de fortaleza y aceptación admirable, caracoles y perlas dan y son un testimonio vivo de fe y esperanza.

Muy personal
Susana Brugal de Villanueva.
Perfume preferido: Todos los de Estee Lauder.
Música: Clásica y boleros
Pasatiempo: Hacer ejercicios
Adora: Sus nietos
Casada con: Eduardo Villanueva
Hijos: Hugo Eduardo, Claudia y Lolita.