Suspenden juez caso acusado escapó a Nueva York

POR FERNANDO QUIROZ
El presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Subero Isa, suspendió ayer al juez del Segundo Juzgado de Instrucción del Distrito Judicial de Santiago, Francisco Inoa Bisonó, quien ordenó “prisión domiciliaria” a favor de un joven acusado de matar a un sargento policial, lo que le permitió irse a Estados Unidos.

La suspensión de Inoa Bisonó, sin disfrute de sueldo, fue anunciada ayer por la Suprema Corte, la que dijo que la medida fue adoptada hasta que culmine el juicio disciplinario abierto en contra del juez, por presuntas faltas en el ejercicio de sus funciones.

El referido juicio ha sido fijado por el pleno de la Suprema Corte de Justicia para el 7 del próximo diciembre.

El magistrado Inoa Bisonó es el quinto juez sometido a juicio disciplinario por el pleno de la Suprema Corte de Justicia, en el transcurso de este año.

Inoa Bisonó dictó “prisión domiciliaria” a favor de Jefry Alejandro Bencosme Peña, quien está acusado de matar al sargento mayor de la Policía, Fortuna Sánchez.

El miércoles pasado, el magistrado Inoa Bisonó declaró a El Nacional que en ese caso actuó apegado al nuevo Código Procesal Penal y que quien estuviera en contra de su sentencia, la 050-2004-12-12, “lo único que puede hacer es apelarla”.

Bencosme Peña huyó del país en el vuelo 426, de la línea aérea Jet Blue, en horas de la madrugada. Tenía impedimento de salida a solicitud de fiscal de Santiago, Raúl Martínez, quien había pedido prisión preventiva para el acusado.

El sargento Fortuna Sánchez, nativo de Dajabón, fue muerto mientras se encontraba de servicio frente al negocio Daiqui Loco, de la avenida Juan Pablo Duarte, Santiago, tras llamarle la atención a Peña Bencosme, mientras se orinaba en la calle.

Molesto, inmediatamente el joven le disparó dos veces contra con una pistola nueve milímetro y luego se hizo un rasguño para aparentar una riña.

La “prisión” domiciliaria y posterior fuga de Peña Bencosme, provocó que los familiares de la víctima clamaran a Dios y a las autoridades por justicia.