Taylor Swift la artista que no para

Taylor Swift la artista que no para
Taylor Swift

Taylor Swift, una de las reinas del pop actual, se da otra oportunidad en el cine después de haber sido parte del cartel del musical “Cats”, que cosechó más críticas que alabanzas.

La cantante estadounidense vuelve a la gran pantalla de mano de David O. Russell, director de películas como “American Hustle”, “Silver Linings Playbook” o “Joy”, según contó The Hollywood Reporter.

En esta nueva aventura, de la que no ha trascendido aún información detallada, compartirá set con Margot Robbie, Christian Bale, Anya Taylor-Joy y Rami Malek, entre otros.

No es la primera vez que Swift se pone delante de una cámara. La intérprete de “Shake it off” ha aparecido en otros proyectos como “Valentine’s Day”, de Garry Marshall, y “The Giver”, de Philip Noyce. También apareció en un capítulo de “CSI: Las Vegas” y en otro de “New Girl”. Sin olvidar que cuenta con su propio documental en Netflix, “Miss Americana”.

Swift no para. Aparte de este último proyecto cinematográfico, la cantante ha reeditado su segundo álbum, “Fearless”, presentado originalmente en 2008.

Es el primero de los seis que pretende regrabar, después de la lucha que mantuvo con Scooter Braun y Scott Borchetta por los derechos de sus seis primeros trabajos.

En 2018, cuando Swift fichó por Universal Records, Big Machine los vendió a Scooter Braun, un magnate de la música, y exmánager de Kanye West. Más tarde, Braun volvió a venderlos a un fondo de inversión por una cantidad estimada en 300 millones de dólares.

La cantante denunció después que ejercían un control tiránico sobre sus temas y no le permitían, por ejemplo, interpretarlos en directo.

“La música que escribí en el suelo de mi habitación y los videos que soñé y pagué con el dinero que gané tocando en bares, luego en clubes y luego en estadios”, escribió la cantante. Para recuperar el control sobre su trabajo, Swift anunció que volvería a editarlos.

El resultado, esta vez sí, será suyo.

Una carrera viento en popa. Swift ha protagonizado una de sus etapas más activas tras la publicación en 2020 de sus dos últimos trabajos “Folklore” y “Evermore” que le valieron buenas palabras por parte de público y crítica. Por “Folklore”, asimismo, ganó el Grammy al mejor álbum del año, el tercero de su carrera en esta categoría.

Y todo ello antes de cumplir los 32 años. Swift nació en diciembre de 1989 en Reading, Pensilvania, en Estados Unidos. Sus padres eligieron su nombre de pila, según figura en la web IMDb, por el actor James Taylor.

Desde niña

Siendo aún una niña, Swift ya participaba en representaciones musicales como “Grease” o “The Sound of Music”.

Estudió canto e interpretación y encontró su lugar en la música country. Con once años cantó en un partido de los Philadelphia 76ers.

Un año más tarde tomó la guitarra y comenzó a escribir sus propias canciones.

Poco después, la familia se trasladó a Hendersonville, Tennessee. Hace casi cinco años, mantiene una relación con el actor y modelo británico Joe Alwyn.