¿Te apetece..?

30_10_2015 HOY_VIERNES_301015_ ¡Vivir!1 C

El otoño ya desplazó al verano, pero la ola de calor sigue a todas luces inalterable. Por razones obvias, las altas temperaturas invitan al paladar a refugiarse en los postres fríos y uno de ellos es el sorbete, delicia cuya principal diferencia con relación al tradicional helado, es que no utiliza ingredientes que contienen grasa, como por ejemplo la yema de huevo. En realidad, son los precursores del helado, y se dice que su receta original, además de hielo y zumo de frutas, incluía miel.

Con vino. Una de las variantes que podemos encontrar es el sorbete que se elabora con vino espumoso o cava, en el que mayormente encontraremos como ingrediente principal el limón.

Este tipo de sorbete es más acuoso y usualmente se sirve en fiestas, luego de las comidas copiosas, por considerarse un digestivo, o después de la entrada, para “limpiar las papilas gustativas” y prepararlas para recibir los sabores del plato fuerte. Por la misma razón, se usan para las entradas.

El licor y algunas infusiones de hierbas también son ingredientes de los sorbetes más elaborados que se alejan un poco de los caseros. Además, la textura del sorbete dependerá de si se utiliza una máquina heladera, Thermomix o una simple mezcladora.

Y no engorda... Los bajos niveles calóricos de los sorbetes representan quizás una de las razones principales por las que mucha gente está empezando a identificarse con ellos.

Ya sabemos que el zumo de frutas es su elemento estrella, por lo que queda muy bien posicionado frente a los helados convencionales a base de leche.

Aunque los sorbetes contienen azúcar, la sencillez que les caracteriza nos permite modificar la receta a nuestro gusto y decidir si queremos utilizarla o no.

Desde luego, tendrán un acercamiento mayor a las características de un granizado, pero si es saludable, es siempre mejor.

Para servir, no tema incurrir en algún exceso creativo, y decore con la misma (u otra) fruta, cortada en trocitos o como base. Otra idea es emplear hojas de albahaca para adornar una vez servido. Finalmente, sea cual sea la forma que elija, estamos seguros que disfrutará su sorbete..

Sorbete de limón

INGREDIENTES

4 limones grandes
200 gramos de azúcar
1/2 litro de agua
2 claras de huevo
Ralladura de limón
Una pizca de sal
Preparación. Hierva el agua con el
azúcar de 10 a 12 minutos. Cuando el
almíbar esté listo, mezcle con la ralladura
y el zumo de limón y entre al
congelador. Monte las claras de
huevo a punto de nieve con la pizca
de sal y mezcle con el semigranizado.
Vuelva a introducir al congelador
y raspe para servir.

Sorbete de sandía

INGREDIENTES

1 libra de sandía sin pepitas
7 onzas de hielo
4 1/2 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de zumo de limón
Preparación. (En Thermomix) Ponga
todos los ingredientes en el vaso y
programe un minuto, a una velocidad
progresiva de 5-10. Si queda
más denso de lo deseado, ponga un
poco más de agua, vuelva a triturar y
sirva. También puede congelar la
fruta previamente y obtendrá un sabor
más intenso al no tener que utilizar
hielo.

Sorbete de chocolate

INGREDIENTES

1 taza de azúcar
1/2 taza de cacao en polvo
1 cucharadita de café instantáneo
1/8 cucharadita de sal
1/8 cucharadita de canela molida
2 1/4 tazas de agua
1 1/2 cucharada de licor de café
1/4 cucharadita de extracto puro de vainilla
Preparación. En un recipiente
grande, mezcle el cacao en polvo,
azúcar, café instantáneo, sal y canela.
Después de verter los ingredientes
secos, añada el agua y lleve al
fuego en nivel medio. Al cabo de
unos minutos, retire el recipiente
del fuego y agregue licor
de café con vainilla. Remueva
bien y vierta el contenido
en los envases de
plástico. Ponga en la
nevera por un período
aproximado de
8 horas o más.