¿Tecnología o bisturí?

¿Qué prefieres, bisturí o tecnología? ¿Te gustaría ver los resultados en 45 minutos? Te presentamos una nueva técnica de estética que está reemplazando la cirugía y el láser mediante una terapia monopolar.

Es un método llamado Thermage que consiste en estimular el colágeno de la epidermis para “levantar” las áreas flácidas. 

Para Estela Díaz, de la clínica de belleza Verbelle Internacional, ubicada en el sector del Mirador Norte,   esta técnica de Thermage, a diferencia de las existentes (bótox, rellenos, anticelulitis, peelings, flebología, urban spa, dermopigmentación) no invade la piel, sino que estimula el colágeno existente en la ella.

Los electrodos de la Thermage se pueden utilizar tanto para combatir la celulitis, como para  párpados y pómulos caídos, papada, modelación facial, flacidez del maxilar, rejuvenecer, liposucción, restauración celular, entre otras cosas, sin el uso cirugía.   

En una sesión  de menos de una hora podemos ver la mejoría, según el área que se esté tratando. Una de las ventajas es que uno sale del consultorio y  puede seguir realizando sus actividades comunes, como exponerse al sol, conducir, bailar, trabjar, jugar, etc.

El costo de las sesiones depende de la masa corporal de cada paciente, y las únicas contraindicaciones son que el paciente tenga marcapasos y la  edad, pues la  máxima es de 60 años, añadió Díaz. Los pacientes más comunes en estas sesiones son las mujeres que pasan de los 35 años hasta los 45 años, pero va en asenso los hombre que muestran su agrado por el uso de esta alternativa para rejuvenecer su apariencia.

El procedimiento

El electrodo de frecuencia monopolar trabaja la dermis para regenerar la  célula. Este  produce calor a la epidermis utilizando gel como conductor de calor,   sin quemar la piel.

Al momento se sentirá una sensación de calor, seguido por otra sensación de frescura, en la mayoría de los casos, la energía puede ser ajustada de modo que no hay anestésico tópico o local necesario.

 Según explica la experta, al día siguiente se siente una sensación de firmeza, y después de esta sesión lo único que se recomienda generalmente es ingerir pastillas de vitaminas. Según los especialistas, el tiempo recomendable para una nueva sesión es después de dos  a cuatro años.

Zoom

¿Bótox?

Dependiendo de la cantidad aplicada, el bótox puede cambiar la expresión de la cara. Pero- según la especialista- a muchos cosmiatras no les gusta trabajar con esta toxina botulínica y prefieren otras técnicas menos invasivas, porque se inyecta en los músculos y  produce una especie de parálisis temporal.