Ted Williams se impone sobre Stan Musial como mejor

depooo

Si hablamos de realeza del béisbol en materia ofensiva, hay que mencionar los nombres de Ted Williams y de Stan Musial.

Dos de los mejores bateadores de todos los tiempos, ambos deleitaron a la fanaticada por más de dos décadas de pura brillantez ofensiva y lo hicieron en una época bastante complicada.

Williams debutó en Grandes Ligas en 1939 con los Medias Rojas de Boston, en una era en la que aun no se premiaban los Novatos del Año… y qué debut tuvo.

En ese primer año bateó para .327, con 31 cuadrangulares y 145 remolcadas, quedando segundo en las votaciones para el premio al Jugador Más Valioso.

De ahí en adelante, Williams solo supo enseñar esas excepcionales condiciones de Salón de la Fama, que lo llevaron a la inmortalidad en 1966.

En su segunda campaña bateó para .344 y en la tercera promedió .406, con 37 vuelacercas y 120 impulsadas, siendo hasta la fecha el último en lograr promedio por encima de .400.

Su espectacularidad con el madero fue tal que luego de irse tres años a pelear como piloto en la Segunda Guerra Mundial entre 1943 y 1945, volvió en 1946 para batear .342, con 38 vuelacercas y 123 remolcadas.

Bateador de por vida de .344, con 521 vuelacercas y 1839 impulsadas, todos entienden que si no hubiera tenido que ir a la guerra, probablemente habría terminado con 700 jonrones.

Ganador de dos premios al Jugador Más Valioso, con seis lideratos de bateo, cuatro de jonrones, cuatro de empujadas y ocho de boletos, Williams fue más que excepcional.

Algo similar se puede decir de Musial, siete veces campeón de bateo, seis veces líder de hits, ocho de dobles y tres veces JMV, con tres anillos de campeón.

Musial fue un bateador de .331 de por vida, con 475 vuelacercas y 1951 remolcadas en 22 temporadas, todas con los Cardenales de San Luis.

Al igual que Williams, Musial también peleó en la Segunda Guerra Mundial, aunque solo en 1945 y terminó su carrera de inmortal con 3630 hits.

El sobrenombre de “The Man (El Hombre) se lo ganó en base de puros palos y era un favorito de los fanáticos, que lo llevaron 20 veces al Juego de Estrellas en sus 22 temporadas en la Gran Carpa.
Musial era un paquete completo en términos de ofensiva y un sensacional ser humano.

Pero en términos de ofensiva, si hay que elegir a uno de los dos hombres como el mejor, los resultados conseguidos en el plato por Williams fueron mejores aun no fuera por mucho, pero sí mejores.