Telescopio

Obama en Medio Oriente.-  En su gira por Israel y Palestina el presidente de EEUU, Barack Obama, llamó a  israelíes y palestinos  retomar el diálogo, avanzar en el proceso de paz, y trabajar en la creación de un Estado palestino soberano junto a un  Israel seguro. Citó que los asentamientos judíos en tierras en disputas dificultan las conversaciones, y dijo a los israelíes que habrá que hacer concesiones. “El derecho del pueblo palestinos a la autodeterminación y la justicia debe ser reconocido”, afirmó Obama.

El Estado de Israel.-  Eretz Israel; Sión, tomado de uno de los montes de Jerusalén; Palestina, palabra derivada del término “philistia” (filisteo), usado por los romanos y muy sonado hasta la partición (1948); Tierra Prometida y Tierra Santa, son algunos de los nombres que ha recibido este pueblo de la costa suroriental del Mediterráneo. 

 Cuna del judaísmo, cristianismo y con uno de los lugares santos reclamados por los musulmanes, Israel ha visto pasar imperios que deformaron su geografía, y historiadores dicen que hasta lo borraron como Estado. Persas, romanos, bizantinos, árabes, cruzados, mamelucos, otomanos hasta llegar al “dominio de Gran Bretaña”, potencia  que bajo presión decide en 1947 ceder el conflicto a la ONU en donde se decidió romper Palestina en dos Estados. El 14 de mayo de 1948 nació el Israel de hoy, que tras guerras con sus vecinos árabes agranda sus territorios, llevando los palestinos las de perder, que pese varias resoluciones de la ONU, siguen sin Estado y cada día con menos tierras.

¿Un Israel en Sudámerica?.-  En “Breve historia de los pueblos árabes” Juan Bosch cita que  sionistas de la talla de Theodor Herzl barajaron que Israel podría ser fundado en Sudámerica, específicamente Argentina o Brasil, o en Uganda, centro de África. En la actualidad, Israel tiene un territorio de 21,643 kilómetros cuadrados (textos israrelíes lo ubican en 22,072). Y siete millones y medio de habitantes.  Mientras los palestinos  suman, según la ONU, siete u ocho millones (la mitad  refugiados en países vecinos) y la otra mitad malvive en unos 6 mil kilómetros cuadrados repartidos  en Cisjordania, Jerusalén oriental y Gaza. Ojalá el llamado de Obama tenga eco.