Telescopio. Barcelona arde

JOSÉ NÚÑEZ

La ira se ha apoderado de la ciudad de Barcelona en Cataluña, España. Grupos independentistas han retomado sus banderas, convocan por las redes sociales a las multitudes y las calles se han convertidos en campos de batallas entre manifestantes y policías antimotines. Y de noche, florecen barricadas encendidas. Las protestas han afectado cientos de vuelos. Este viernes había decenas de heridos y más de 100 detenidos, mientras la ciudad era sacudida por la llegada de cuatro grandes marchas de distintos puntos de Cataluña. ¿Qué ha desatado tanta violencia? El detonante ha sido el fallo del Tribunal Supremo con penas de entre 9 y 13 años de cárcel para 12 líderes catalanes acusados de sedición por sus afanes separatistas en la región.
Un próspero territorio.- Cataluña es una región autónoma del noreste de España. Tiene 32 mil kilómetros cuadrados y 7.5 millones de habitantes. Su capital, Barcelona, fue escogida por el novelista estadounidense Dan Brown para desarrollar parte de la trama de su libro “Origen”. Brown describe sus museos y su famosa basílica de la Sagrada Familia. Otras provincias son Gerona, Lérida y Tarragona. En término económico, Cataluña significa el 19.2 por ciento del PIB de España, pues es un territorio muy industrializado. También es uno de los principales destino turístico de Europa. Cataluña goza de su propio idioma y tradiciones.
Por su independencia.- Frente al aluvión de marchas y protestas, el presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, a quien por cierto le espera una “papa caliente” en las elecciones del 10 de noviembre, ha llamado al presidente del gobierno regional de Cataluña, Quim Torra, que condene la violencia. Sobre el fallo contra los separatistas, la fiscalía leyó una orden de captura por sedición y malversación contra el expresidente catalán Carles Puigdemont, quien se refugió en Bélgica luego del referéndum de 2017. A Sánchez y al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), las revueltas de Cataluña, llegan en un momento difícil, pues luego de los próximos comicios tiene que tratar de formar gobierno. España ha de tener en cuenta que esta crisis puede amainar, pero los catalanes han demostrados que mantienen vivo su espíritu independentista.