TELESCOPIO.Terror el París

21_11_2015 HOY_SABADO_211115_ El Mundo9 B

Francia, que aún no sale de la conmoción por la tanta sangre derramada en los recientes atentados, continuaba ayer a la caza de sospechosos en suburbios parisinos, mientras en los lugares de las matanzas –como el teatro Bataclan y el Boulevard Voltaire- crecen los altares de coloridas flores y velas por las víctimas. Según las autoridades francesas, 129 personas fueron asesinadas y unas 400 resultaron heridas por comandos armados de Kalashnikov, que dispararon contra transeúntes y clientes de bares y restaurantes. Luego los atacantes detonaron bombas que llevaban encima. El terror, que fue asumido por el grupo Estado Islámico, busca que “París no sea una fiesta”, para frasear el título de la obra de Ernest Hemingway.

El Estado Islámico.- Expertos y analistas coinciden que los orígenes de este grupo se remontan al 2002, cuando un jordano de nombre Abu Musab al-Zarqawi creó la milicia radical Tawhid wa al-Jihad. Luego, en medio de la invasión de EU a Irak, Zarqawi se une a Osama bin Laden y surge al Qaeda, grupo que forma al Estado Islámico de Irak (ISI) en 2006. Pero quien en verdad le da fuerza y orden al grupo es Abu Bakr al-Baghdadi en 2010 y le dio el nombre de Estado Islámico de Irak y Levante (ISIS). Luego al-Baghdadi fusionó la organizaciones con el frente al Nusra con el fin de derrocar al presidente de Siria, Bashar al Asad.

Putin sale airoso.- En la actualidad, y según las informaciones, el Estado Islámico, liderado por al-Baghdadi, ha declarado un califato en Siria e Irak, ha impuesto una sharia estricta, controla el petróleo de varias regiones y de vez cuando decapita rehenes occidentales. Además del ataque en París, el grupo asumió el derribo de un avión ruso sobre la península egipcia del Sinaí con 224 personas el pasado 31 de octubre. Estos atentados han unido a Rusia y Francia en sus ataques contra focos y escondites de los extremistas en Siria e Irak. El presidente ruso Vladimir Putin se mantiene firme en su política y ve bien justificada su política de bombardear el grupo, mientras EE.UU. y Londres, lucen indecisos frente a este esperpento llamado Estado Islámico, e insisten en la cabeza del presidente de Siria, Bashar al Asad. ¿Y no es a los terroristas que hay que borrar del mapa?