Telesur nace bajo tensión EU-Chávez

CARACAS (AFP) – La señal de la nueva televisora multiestatal Telesur saldrá este domingo por toda América Latina, en medio de una anunciada “guerra electrónica” entre el presidente Hugo Chávez y Estados Unidos, que aprobó una enmienda para contrarrestar las trasmisiones del canal.

Con una señal de seis horas diarias disponible en satélite, la televisora –un proyecto impulsado por Venezuela, Argentina, Cuba y Uruguay– nacerá en Caracas con el propósito de “ver con los propios ojos las realidades en América Latina”, aseguró a la AFP Jorge Botero, director de información de la empresa.

“Telesur está listo para este domingo con un segmento disponible por numerables canales de cable de la región, cargado de noticias, crónicas, reportajes, documentales y cine; son seis horas que se repetirán cuatro veces al día”, apuntó Botero.

“Estas emisiones saldrán continuamente hasta octubre, cuando comiencen a emitirse los noticieros”, apuntó el director de origen colombiano.

La señal arranca en medio de la polémica entre su promotor, Hugo Chávez, y la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, que el miércoles aprobó una enmienda para dar luz verde a la transmisión de imágenes y sonidos a Venezuela, a fin de contrarrestar el supuesto “antiamericanismo” de Telesur.

Chávez fustigó la iniciativa legislativa y anunció estar dispuesto a emprender una “guerra electrónica” si Estados Unidos emite señales para neutralizar a la televisora, cuya señal de prueba comenzó hace dos meses.

“Si el gobierno de Estados Unidos se atreviera a tomar alguna acción, cualquiera que ella sea, que lancen señales muy potentes, entonces sería una guerra electrónica”, subrayó.

El presidente advirtió que Washington se “arrepentirá” si decide atender la enmienda y comparó la acción de la Cámara con la emisora Radio Martí, que busca desde 1985 enfrentar con ondas radioeléctricas al régimen cubano de su aliado Fidel Castro.

“Si Fidel ha podido neutralizar la señal de Radio Martí, aquí también neutralizaremos cualquier señal”, aseguró el gobernante el miércoles quien negó que Telesur “sea un proyecto personal”.

Por su parte, el vicepresidente José Vicente Rangel aseveró que la enmienda demuestra “una gran victoria del canal sin haber aparecido públicamente”, mientras la mayoría oficialista del Parlamento aprobó un acuerdo de repudio contra la medida, promovida por el congresista republicano Connie Mack.

“Esto demuestra la gran ignorancia que persiste en la política y la sociedad americana sobre las realidades que ocurren en América Latina”, comentó Botero.

La Televisora del Sur (Telesur) también fue objeto de críticas de parte del vicecanciller colombiano Camilo Reyes y la prensa colombiana, pues rechazaron que en sus promociones se divulgaran imágenes del líder de las FARC, Manuel Marulanda, alias “Tirofijo”.

Estas críticas fueron rechazadas por Chávez y su ministro de Información Andrés Izarra, quien el 13 de julio sostuvo que la aparición “Tirofijo” está dentro de una sección de imágenes de hechos y personas que han conmocionado a América Latina.

Izarra y el director general de la televisora, el uruguayo Aram Aharonian, también rechazan reiteradamente que el canal sirva como órgano propagandístico de Caracas y La Habana en el continente.

“Telesur no es un arma para impulsar modelos o procesos políticos. Lo que ocurre en Venezuela se queda en Venezuela”, señaló en una ocasión el ministro.

Pero Aharonian había dicho en marzo pasado en Montevideo que el cometido del canal era “dar la pelea ideológica en el plano masivo”.

Telesur tendrá nueve corresponsalías en Venezuela, Cuba, Argentina, Uruguay, Brasil, Bolivia, Colombia, México y Estados Unidos y prevé nutrirse del material audiovisual de Brasil y de televisoras y universidades estatales del continente.

Con un capital declarado por sus directivos de diez millones de dólares y una nómina de 160 empleados, la televisora multiestatal funciona con un aporte venezolano del 51%, argentino del 20%, cubano del 19% y uruguayo del 10%.