Temen asesinato de rehén; combaten en Mosul, Faluya

http://hoy.com.do/image/article/281/460x390/0/EE6F3D14-5AB4-464F-A540-BE5970D46486.jpeg

BAGDAD (EFE).- El anuncio del asesinato de la rehén británica Margaret Hasan por un grupo iraquí y el crimen también a sangre fría por tropas de EEUU de un desconocido indefenso mostraron ayer como pocos días la cruda realidad de este país. Los nuevos combates en Mosul, el cerco que sufren tanto insurgentes como civiles en Faluya y la aparición de 18 cadáveres, algunos sin cabeza, en Latifiya, compusieron el resto del guión de una barbarie que cada vez conmociona más al mundo.

   Sin querer confirmar las informaciones de Londres que daban por hecho el asesinato de Hasan por sus captores, fuentes de la embajada del Reino Unido en Irak dijeron a EFE que el personal de la legación ha visionado un vídeo que podría ser en el que se grabó el crimen.

   “Hemos visto una cinta que nos ha pasado el canal qatarí Al Yazira y en el que aparece el asesinato de una mujer. Daremos a conocer su veracidad o no cuando confirmemos su autenticidad”, dijo una portavoz de la representación diplomática.

   “Quizá se trate de ella” añadió la fuente, en alusión al anuncio hoy por televisiones del Reino Unido de que la mujer que aparece asesinada en el vídeo es Margareth Hasan, trabajadora humanitaria de la agencia internacional de ayuda Care.

   La portavoz no quiso dar más detalles sobre el asunto.

   Un portavoz de Al Yazira confirmó a EFE en Dubai que la cadena de televisión qatarí tiene en su poder la grabación, pero precisó que no la sacará al aire “por respeto a la audiencia”.

   Poco antes, las televisiones árabes aún repetían las imágenes de un soldado de EEUU que asesinó también a sangre fría a un iraquí desarmado en una mezquita de Faluya.

   La emisión incluyó una secuencia de fotografías en las que se observaba como el anónimo militar disparaba en la cabeza de un hombre que estaba acurrucado en una pared del templo.

   Según el mando militar estadounidense, el soldado ha sido apartado del servicio y el crimen -que se produjo el sábado, mismo día en que Amnistía Internacional denunció violaciones de las leyes de guerra en Irak-, “es objeto de investigación”.

   En lo que respecta al campo de batalla militar, grupos de rebeldes iraquíes lanzaron por la mañana un intenso ataque contra posiciones de los ejércitos iraquí y estadounidense en Mosul, capital del norte de Irak.

   Las fuerzas estadounidenses estacionadas en el barrio de Gazlanyia y en Nesr, zona donde se encuentra el aeropuerto de la ciudad (400 kilómetros al norte de Bagdad), fueron atacadas con morteros y granadas RPG.

   Las tropas norteamericanas e iraquíes que custodian los principales puentes de Mosul sobre el río Tigris también fueron bombardeadas, lo que llevó al gobernador de la ciudad a decretar su cierre por tiempo indefinido.

   Los combates se produjeron después de que al menos siete guardias murieran ayer en los enfrentamientos que se libraron en el núcleo urbano, informó el Ministerio del Interior iraquí.

   En Baquba, situada 60 kilómetros al norte de Bagdad, el coronel de la Guardia Nacional Sabri Salam murió tiroteado y su cadáver fue encontrado esta mañana.

   Y en Faluya, también en el conocido como triángulo suní, continuó “la limpieza de bolsas de terroristas”, así como el aislamiento de la población civil que, según testigos, prosigue sin recibir comida, agua, medicamentos ni cualquier tipo de auxilio.

   Dieciocho cadáveres, algunos sin cabeza, eran por ultimo encontrados en Al Latifiya, 55 kilómetros al sur de Bagdad, informaron fuentes médicas.

   Según portavoces del Hospital de Al Mahmudiya, cercano a esa localidad, los cuerpos fueron hallados en un descampado por habitantes de la zona.

   Las fuentes no ofrecieron más detalles sobre el suceso.

   Latifiya se sitúa en el denominado popularmente como “triángulo de la muerte”, escenario de frecuentes ataques de la resistencia y de organizaciones extremistas islámicas.

   En esa misma localidad fueron asesinados hace ahora un año siete del agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI, servicios secretos españoles), algunos de los cuales fueron rematados cuando yacían heridos en el suelo. EFE